El Grupo ACS se ha adjudicado, a través de su filial Cimic, el proyecto concesional y la alianza Cross River Rail en Brisbane por un importe total de 3.400 millones de euros. Se trata de la mayor inversión en infraestructuras en la historia del estado australiano de Queensland. Ambos proyectos conforman el plan más importante de infraestructuras de los próximos años de dicho Estado.

Concretamente, tres empresas pertenecientes al Grupo Cimic, Pacific Partnerships, CPB Contractors y UGL, han sido seleccionadas como adjudicatarios preferentes para la financiación, diseño, construcción y operación del proyecto Cross River Rail en Queensland.

Adicionalmente Cimic, a través de las mismas empresas, CPB Contractors y UGL, ha sido seleccionada como adjudicataria por el Gobierno de Queensland, para instalar los sistemas ferroviarios, incluyendo señalización y telecomunicaciones a lo largo del citado corredor.

Tras la fase de construcción, Cimic a través de su empresa de servicios UGL también realizará el mantenimiento de la línea durante un periodo de 24 años. Cross River Rail, una nueva línea de metro de 10 kilómetros en la capital Brisbane, será pues el mayor proyecto de infraestructuras de transporte en la historia del estado de Queensland.

El proyecto cuenta con 5.9 kilómetros de túnel incluyendo el paso por debajo del río Brisbane, cuatro estaciones subterráneas y dos en superficie. Atraviesa la ciudad y discurre entre el parque de Dutton al sur del centro financiero y la estación de Roma en el Norte.

La expansión de CIMIC

Cimic ha conseguido varias adjudicaciones en Australia y Nueva Zelanda en los últimos meses. Entre ellas destacan los proyectos concesionales del centro correccional y de tratamiento de Waikeria por valor de 500 millones de euros y más recientemente el proyecto regional ferroviario en Sydney por valor de 500 millones de euros este año.

Asimismo, Cimic ha sido adjudicatario de los principales proyectos de infraestructuras en Sydney como el intercambiador de Rozelle por valor de 2.500 millones de euros; las obras del Metro por valor de 900 millones de euros y las obras ligadas a la alianza ferroviaria para el metro de Melbourne por valor de 600 millones de euros, que actualmente está en proceso de diseño y posterior construcción.