Ana Botín, presidenta del Banco Santander, durante la presentación con los inversores en Londres.

Ana Botín, presidenta del Banco Santander, durante la presentación con los inversores en Londres.

Empresas

Santander invertirá 20.000 millones en digitalización y simplifica su estructura directiva

Se crearán tres grandes áreas de negocio y se aumentará el dividendo al entorno del 40% - 50% del beneficio. 

Noticias relacionadas

El Banco Santander destinará 20.000 millones de euros en el próximo cuatrienio para impulsar su digitalización. Será un proceso progresivo en el que el banco quiere convertirse en "una plataforma abierta de servicios financieros", según ha señalado la presidenta Ana Botín. 

El objetivo de esta estrategia es conseguir ser referente global, pero también incrementar la vinculación de los clientes. En concreto, al final del plan el Santander confía en tener 26 millones de clientes vinculados frente a los 19,9 millones que tiene actualmente; y más de 50 millones de clientes enteramente digitales

Los incrementos en tasa de vinculación y clientes digitales deben ayudar también a que las ventas que llegan por los canales online superen el 50% una vez que termine el nuevo plan estratégico que este miércoles presentan en Londres Ana Botín, la presidenta del Santander y José Antonio Álvarez, consejero delegado. 

Objetivos

El proceso de digitalización del Santander debería conllevar a un proceso de reducción de costes del 10% (y que afectará mayoritariamente a Europa), según ha indicado la presidenta del Banco Santander. Es decir, en unos 1.200 millones de euros anuales gracias a la inversiones en tecnología, pero también mediante la renegociación de contratos con los proveedores y la apuesta por la nube para buena parte de los procesos que se llevan a cabo en la entidad. 

Botín y Álvarez también van a poner en marcha nuevas mejoras operativas y de asignación de capital. Para ello se aprovecharán oportunidades de tamaño y eficiencia. Es decir, que se destinará más capital a los negocios más rentables.

De cara al final del plan estratégico en 2021, el objetivo es alcanzar una rentabilidad (RoTE) del 13%-15%, una eficiencia que esté entre el 42% y el 45% y un capital CET 1 fully loaded del 12%. Esto permitirá, además, incrementar el pay out (dividendo) del Santander hasta el entorno del 40% o el 50% del beneficio anual. 

El banco ha abierto la puerta a mantener la remuneración al accionista en un modelo mixto mediante pago en efectivo y cobro en acciones, tal y como le reclamaban algunos analistas en las últimas semanas. Lo que no ha ofrecido son expectativas relativas a las estimaciones de beneficios de cara a los próximos años.

“La tecnología está cambiando la banca como la conocemos, por eso estamos preparando a Santander para aprovechar las enormes fortalezas que tenemos en el Grupo, como la tecnología, el talento y el tamaño. Esto nos ayudará a aprovechar al máximo las oportunidades que nos trae la innovación digital y ser líderes digitales del sector financiero en la próxima década", ha dicho la presidenta durante la presentación a los analistas. 

Proyectos a poner en marcha

Analizados los gastos y las inversiones, es momento de poner encima de la mesa los nuevos proyectos que impulsen los ingresos. Los pagos jugarán un papel esencial en los próximos años, dado que se estima que aportarán un crecimiento del 9% anual. 

Para ello, y dentro de la digitalización, se va a poner en marcha el proyecto Pago FX, que estará dentro del mercado abierto de transferencias internacionales. También se va a expandir la filial brasileña Getnet para convertirla en una plataforma global de pagos para comercios: Global Merchant Services.

Por último, se apostará por una nueva plataforma de comercio global, Global Trade Services, para que las pymes puedan hacer negocio internacional más fácilmente.

Openbank

La otra pieza angular de todo el proyecto estará en Openbank. El banco íntegramente digital del Santander se expandirá por diez geografías en estos años, con el objetivo de pasar de algo más de un millón de clientes a algo más de dos millones al final del plan estratégico. 

Todo ello apoyándose en la estructura de banca minorista del Santander y su red comercial por todo el mundo. España será una de las claves, en donde el equipo de José Antonio Álvarez ha logrado obtener unas sinergias con el Popular mayores de lo esperado. Pasarán de los 500 millones esperados en 2017 a algo más de 750 millones de euros. Es decir, 250 millones más de lo estimado inicialmente. 

Los primeros países donde se estrenará Openbank serán AlemaniaHolanda y Portugal a donde llegará este mismo año.  

La entidad confía mantener su posición de liderazgo en el mercado nacional, sobre todo en empresas, aunque reconoce que tiene recorrido en seguros y banca privada. Los objetivos de rentabilidad (RoTE) se sitúan en el entorno del 14% - 16%, mientras que la vinculación debe alcanzar el 43%.

Cambios de estructura

Para implementar todos estos cambios, el Santander va a simplificar su estructura directiva en Europa, Norteamérica y Sudamérica. Además, "se creará un comité de dirección con mayor foco de negocio que permitirá una mejor y más rápida ejecución en todo el Grupo", señala la entidad en un comunicado.

¿Cómo queda la nueva organización? Europa queda a cargo de Gerry Byrne. A él reportarán los responsables de España, Portugal, Reino Unido, Polonia y Consumer Finance. Con el nombramiento de Byrne, Michal Gajewski se convertirá en el responsable de Santander Polonia.

Sudamérica queda bajo el mando de Sergio Rial. A su cargo estarán los  responsables de Chile, Argentina, Uruguay y la región andina. Rial continuará como responsable de Santander Brasil.

En el caso de Norteamérica los nuevos hombres fuertes serán Héctor Grisi y Scott Powell. Serán co-responsables y mantendrán el liderazgo de  Santander México y Estados Unidos, respectivamente.

Todos ellos tendrán que reportar a José Antonio Álvarez, el consejero delegado del Grupo Santander.

Se trata de una nueva estructura con la que se pretende "agilizar" la toma de decisiones y "coordinar" la estrategia que debe adoptarse. Sobre todo, porque en el ámbito de transformación digital se busca trasladar las mejores experiencias de un país a otro de forma rápida. 

Por último, Rodrigo Echenique dejará sus funciones ejecutivas el próximo 1 de mayo de 2019. Seguirá como miembro del consejo de administración de Banco Santander y como presidente de Santander España, puesto que mantendrá la categoría de no ejecutivo tras el nombramiento de su sucesor.

Buena acogida

El plan del Santander parece haber tenido una buena acogida en el mercado. Hora y media después de conocerse las líneas básicas las acciones del banco suben casi un 2% y están en los 4,35 euros por título.