Samsung, BSH (Balay, Bosch, Siemens) y LG dominan el sector de los electrodomésticos en España. Una actividad económica en la que tienen su sitio muchas de las marcas que nos han acompañado en la cocina (línea blanca) o en el salón (línea marrón), desde Moulinex hasta Tefal, desde Balay a Hisense. 

Noticias relacionadas

El ranking elaborado por EL ESPAÑOL incluye tanto las principales marcas que se dedican a la venta al por mayor de electrodomésticos -excluyendo mayoristas-, como a los fabricantes que operan en España. Así, obtenemos un retrato bastante preciso de la situación del mercado español.

Samsung ejerce un liderazgo abrumador de la categoría de comercio al por mayor de aparatos electrodomésticos en España, con una facturación de 1.813,81 millones de euros en el ejercicio 2017, un beneficio neto de 29 millones Y 327 empleados, según datos del registro mercantil recogidos por Insight View. 

“En Samsung llevamos la innovación a todas las líneas de negocio y llevamos muchos años incorporando la tecnología más avanzada en los electrodomésticos de hogar” “El compromiso de Samsung para el 2020 es que todos los dispositivos estén conectados y preparados para IoT e Inteligencia Artificial”, comenta el Vicepresidente Local de CE, Raúl Martin.

BSH, el coloso que dirige desde hace dos años Fernando Gil Bayona tras 17 años de liderazgo de José Longas, creció en 2017 un 3%, hasta sumar unas ventas de 1.624 millones, si bien el beneficio neto cayó un 23,1%, hasta los 53,86 millones. Está cerca de las cien empresas que más facturan en España, es la primera empresa de la ciudad de Zaragoza y cuenta con 4.680 empleados. 

Es el gran fabricante español de electrodomésticos, con siete fábricas, un almacén central y seis centros de competencia en los que desarrolla tecnología su grupo. Suyas son las marcas Balay, Bosch y Siemens.

LG, por su parte, ocupa una muy digna tercera plaza, teniendo en cuenta que factura mucho menos por teléfonos móviles: ingresó 586,31 millones en el mismo ejercicio, con un resultado neto de 4,2 millones y 330 empleados.

Fuentes de la compañía coreana que lidera Jaime de Jaraiz confirmaron a EL ESPAÑOL que la diferencia con Samsung, con la que compiten con éxito en varias categorías como los televisores o los frigoríficos, se debe fundamentalmente al enorme peso de sus competidores en la telefonía móvil. La compañía viene de anunciar su entrada en el negocio español de las placas solares

Teka, SEB y los demás

La tercera posición está ocupada por otro fabricante, Teka, si bien su sitio en el ránking puede disputarse por el hecho de que las últimas cuentas depositadas en el registro mercantil son de 2016. En dicho ejercicio, sus ventas ascendieron a 203 millones, un 7,1% menos, con unas pérdidas de 21,84 millones. 

Pisando muy fuerte, a continuación, la filial ibérica de un coloso francés, Groupe SEB, que comercializa marcas como Tefal, Moulinex y Rowenta, entre otras. La empresa que desde 2008 lidera Thierry Villalongue facturó en 2017 un total de 191,77 millones, con un beneficio de 3,88 millones y 173 empleados.

A continuación destaca el coloso gerundés de los sistemas de ventilación Soler y Palau, que dirige José Palau y que facturó 184,63 millones, con 11,95 millones de resultado neto y 165 empleados y una enorme presencia internacional.

Taurus incrementó sus ventas en 2017 un 16,2%, hasta 135 millones, si bien su beneficio cayó casi un 2%, hasta 3,35 millones de euros. Desde su sede en la localidad ilerdense de Oliana, cuenta con 205 trabajadores.

Centenaria Electrolux 

El grupo Electrolux, cuya matriz sueca celebra su 100 aniversario y que también vende marcas como Zanussi o Corberó, facturó en 2017 un total de 124,16 millones. La compañía que en España encabeza Alexander Pirreou cuenta con 181 empleados que obtuvieron  un beneficio de 2,46 millones.

En el ránking le siguen la filial española del grupo turco Beko, patrocinador del FC. Barcelona, con unas ventas de casi 120 millones de euros y Whirlpool Electrodomésticos, que está por debajo del umbral de los cien millones (95,46 millones) y terminó el ejercicio en pérdidas (0,42 millones).

Hisense ingresó 74,39 millones, con sólo 29 empleados, la menor cifra de las analizadas; De’Longhi tuvo unas ventas de 72,69 millones, un 7,4% más, con un beneficio de 1,44 millones y 62 trabajadores, y Miele registró una facturación de 57 millones y pérdidas de 2,39 millones.