MásMóvil registró un ebitda (beneficio operativo bruto) de 105 millones de euros durante el primer trimestre de 2019. Así lo a anunciado la operadora en su plan estratégico remitido a la CNMV con motivo de la reorganización de su deuda financiera. Este mismo lunes, la compañía presidida por Meinrad Spenger ha anunciado la compra al fondo Providence de la deuda convertible de 883 millones de euros que poseía.

Noticias relacionadas

En relación a los datos contenidos en su plan estratégico, la operadora alcanzó los 105 millones de euros de ebitda, el mejor dato trimestral del último año, tras ganar 90 millones en el último trimestre de 2018, 85 en el tercer trimestre, 80 entre abril y junio del año pasado y 75 entre enero y marzo. El dato supone además aumentar en un 40% los beneficios operativos si se compara con igual periodo del año pasado. 

Con esta cifra se mantiene la tendencia ascendente del grupo, tras ganar 71 millones de euros en 2018, revirtiendo las millonarias pérdidas de 103 millones del año anterior. En un año en que fue la operadora que más portabilidades ganó de todo el sector (2,25 millones de nuevos clientes) ingresó 1.451 millones de euros, un 12% más.

133.000 nuevos clientes

Respecto de los resultados del primer trimestre, la operadora ha confirmado que ganó 133.000 nuevos clientes de banda ancha entre enero y marzo, lo que significa elevar desde los 990.000 con los que cerró diciembre hasta los actuales 1.123.000 clientes de banda ancha y fibra. Hasta diciembre, la operadora tenía 7,75 millones de clientes en todos los segmentos, con una mayoría de 6,75 millones de clientes móviles.

Respecto de previsiones, la compañía ha confirmado este lunes que prevé registrar un ebitda ajustado de 450 millones de euros este 2019 y de 530 a 550 millones en 2020. Estas cifras suponen una mejora importante respecto de los 330 millones que se registraron el año pasado y elevar el margen del 23% hasta el 29% en solo dos años. 

Respecto de la reestructuración de la deuda comunicada al regulador español esta mañana, MásMóvil ha indicado que recomprará la deuda convertible de Providence en dos tramos. El primero, supondrá hacerse con el 40% del bono a un precio de 351 millones que abonará el 7 de mayo. El segundo incluye la recompra del 60% restante a un precio de 533 millones de euros, que se pagarán el 20 de diciembre de 2019.

Nuevas condiciones de la deuda 

Esta operación implica que la nueva estructura de capital tenga un coste de 890 millones de euros, y la recompra del convertible por 883 millones de euros, en total 1.773 millones que se financiarán con 1.450 millones obtenidos de un préstamo con una única amortización en siete años (2026), sin amortizaciones intermedias hasta entonces.

Del mismo modo, Providence se compromete a invertir 120 millones de euros en una ampliación de capital de la sociedad a un precio de 18,45 euros. Un precio que supone una prima del 3% frente al precio de cierre del pasado 27 de marzo. La tercera vía de financiación será una suscripción preferente de acciones por 200 millones de euros y un periodo de nueve meses. Adicionalmente los bancos han prestado 280 millones a la compañía para que siga con su plan de crecimiento en 2019.

Al cierre de 2018, la compañía mantenía 770 millones de deuda, más del doble de los 265 millones de hace un año. Del mismo modo, si en esta deuda se incluía el convertible de Providence se llegaba a los 901 millones, 383 millones más que hace un año. Efectivamente la deuda se multiplica, aunque en realidad, la operadora ha convertido una deuda (la de Providence) que podría haberse disparado aún más en el futuro de acuerdo al crecimiento de la acción.