La radical transformación que LetterOne quiere llevar a cabo en Dia si triunfa la opa que ha lanzado por la cadena de supermercados costará unos 250 millones de euros. Así lo ha explicado el fondo que lidera Mikhail Fridman en el folleto explicativo de la oferta que recibía la luz verde de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) este jueves. 

Noticias relacionadas

Tal como ha publicado la CNMV, el plazo de aceptación de la opa se extiende desde el 1 de abril hasta el 23 de abril de 2019, ambos incluidos.

El objetivo del plan de transformación es recuperar cuota de mercado para Dia, y se aplicará en España, Argentina, Brasil y Portugal.

¿Cuáles son las líneas maestras? Como ya adelantara EL ESPAÑOL, el objetivo pasa por atraer talento a la dirección del grupo, una reconversión de las tiendas, la apuesta por los frescos y la marca blanca, así como un cambio en las promociones y del Club Dia. Todo ello acompañado de una fuerte campaña de marketing para dar a conocer la marca, que será “renovada”. 

Habrá más caídas

Un auténtico lifting para el que LetterOne empleará cinco años, según sus estimaciones iniciales. Durante los dos primeros años estima que habrá pérdidas superiores a las del pasado 2018 (352 millones). Lo justifica en que en su “experiencia, cuando una cadena minorista de alimentación cambia su propuesta de valor comercial, el rendimiento primero empeora para luego mejorar”.

Todo un mensaje a los bancos a quienes explica que “el plan de transformación no se ha concebido para cumplir con los objetivos de comunicación financiera ni para negociar con los prestamistas, su objetivo es que Dia vuelva a ser competitiva”.

Habrá que ver cómo sienta ese ‘recado’ a las principales entidades acreedoras, con el Santander a la cabeza y con quienes ya ha empezado a tener las primeras negociaciones, según reconoce. 

Pagará los bonos

Eso sí, el fondo de Mikhail Fridman reconoce que está dispuesto a hacer frente al vencimiento de los ‘Bonos 2014’, que se producirá el próximo mes de mayo. En total, 305 millones de euros que saldrán de la ampliación de capital de 500 millones que pondrá en marcha si sale adelante su oferta de compra.

De este modo, insiste en que “no prevé una amortización de la deuda financiera” que alcanza los 1300 millones, si se descuentan los ‘Bonos 2014’. Es decir, lo contrario de lo que propone el consejo de administración de Dia en este momento. 

En las reuniones que ha mantenido con los bancos estos días, LetterOne ha propuesto “mantener los compromisos de pago con los acreedores”. Esto significa que no contempla plantear una quita a las entidades financieras. Así mismo, les ha puesto encima de la mesa “una extensión de las obligaciones de pago hasta marzo de 2023”. 

Así, reclama que se le permita contar con nuevas líneas de confirming y factoring para financiar la transformación de la cadena durante los próximos cinco años.

Negocia con la banca

En total, 170 millones de euros que se sumarían a los 145 millones que ya tiene concedidos. Del mismo modo, exige a los bancos que se liberen los covenants. Es decir, que el endeudamiento que se necesita para asumir la transformación no compute dentro de los ratios de deuda que obligarían a adelantar los pagos. 

Pide también a las entidades que renuncien a ejercer los derechos de hacer vencer las deudas en caso de cambio de control de la sociedad, y que no se obligue a amortizar anticipadamente deuda bancaria, ya que el dinero procedente de desinversiones (Clarel y Max Descuento) se necesitará para financiar los cambios que se quieren llevar a cabo en la cadena de supermercados. 

Duras condiciones que ahora tendrán que ser negociadas con los bancos en unas conversaciones a las que, por ahora, no se ha incorporado la empresa. De hecho, el folleto de LetterOne explica que “espera” que el consejo de administración “participe de ellas en los próximos días”.