El comité de empresa de Nissan en Barcelona esta mañana durante la rueda de prensa.

El comité de empresa de Nissan en Barcelona esta mañana durante la rueda de prensa. Europa Press

Empresas

El comité de empresa de Nissan en Barcelona pide unas condiciones dignas para los trabajadores

Asegura que todavía no se han esbozado las condiciones ni se dispone de un calendario de negociación del ERE. 

Noticias relacionadas

El comité de empresa de Nissan Barcelona ha reclamado este miércoles un proceso de negociación con la participación de Generalitat de Cataluña y Gobierno central para definir un plan estratégico que desarrolle las condiciones industriales y laborales para el futuro de la empresa en Cataluña, tras plantear un recorte de 600 empleos en la planta de Barcelona y una inversión de 70 millones en una fábrica de pintura.

En rueda de prensa, el presidente del comité de empresa, Juan Carlos Vicente, ha asegurado que la plantilla quiere que los trabajadores tengan unas condiciones dignas y producción en las plantas de Zona Franca y Montcada i Reixac: "La competitividad no es solo con la salida de trabajadores, sino con la producción. Necesitamos producción".

Vicente ha subrayado que la corporación les ha pedido que tengan confianza, pero ha señalado que en estos años "no se la ha ganado", y que el comité ha elaborado un documento que pasa por un plan estratégico que incluya inversiones productivas, logísticas y ergonómicas, una política de empleo estable, incrementar el volumen de producción --por encima de las 175.000 unidades anuales, ahora es de 78.000-- y adaptar el convenio colectivo.

"Lo que nos preocupa es la viabilidad de la planta. No vamos a renunciar a un plan de futuro", ha resaltado Vicente, quien ha dicho que batallarán por un plan industrial de futuro que garantice condiciones dignas tanto para los que abandonen la empresa como a los que se quedan y de producción.

Por su parte, Miguel Ángel Boiza, del comité de empresa de Zona Franca, ha afirmado que ahora se tiene que abrir el proceso de negociación tras el anuncio de la compañía con el principal objetivo de salvaguardar el futuro, y ha reprochado que Nissan quiera tener listo un acuerdo antes de Semana Santa sin tiempo para negociar: "Quieren un acuerdo duro y rápido".

Boiza ha dicho que llevan meses solicitando la planta de pintura, pero que el anuncio de la empresa "tiene truco, se hará a trocitos" en tres años hasta 2022, un formato que entre los trabajadores crea incertidumbre por el temor a que una vez se inicie se pueda cuestionar.

Sin esbozar condiciones

Tanto Enrique Saludas como Javier Hernández, del comité de Zona Franca, han señalado que todavía no se han esbozado las condiciones ni se dispone de un calendario de negociación, y han pedido inversiones para que las plantas sean competitivas ya que la marca "se ha olvidado" de Barcelona en sus inversiones.

Desde el comité de Montcada, Ramón Moreno ha resaltado la falta de inversiones y carga de trabajo en la planta, y ha dicho que los representantes de los trabajadores llevan reclamando la incorporación de productos.

Javier Turrillo, de la planta de Zona Franca, ha reclamado que si acaba produciéndose la reducción de 600 empleos, el comité exigirá no hacerlo a la baja, sino como punto de partida las últimas salidas pactadas, y ha remarcado que los trabajadores ven con "rabia" la situación.

Boiza ha asegurado que todavía es pronto para plantear movilizaciones porque tan solo se ha realizado un anuncio, pero que si el plan propuesto por la compañía no es satisfactorio, harán las movilizaciones necesarias.