Bruselas

La Comisión Europea admite que el uso de la tecnología de la compañía Huawei para el despliegue de las nuevas redes móviles ultrarrápidas de 5G entraña riesgos de espionaje por parte del Estado chino en la UE. Aún así, el Ejecutivo comunitario se ha desmarcado este martes de la exigencia de Estados Unidos de prohibir la actividad de esta operadora en toda Europa y se ha limitado a pedir a los Estados miembros que elaboren un análisis de vulnerabilidades del 5G de aquí a fin de junio. 

Noticias relacionadas

"Tenemos inquietudes específicas respecto a algunos fabricantes. Todo el mundo sabe que estoy hablando de China y de Huawei", ha confesado el vicepresidente de la Comisión responsable de Mercado Único Digital, Andrus Ansip. "Porque en 2017 China aprobó una nueva ley de inteligencia según la cual todos los fabricantes, ya sea de hardware o de software, deben colaborar con sus servicios secretos. ¿Debemos preocuparnos por esto? Yo creo que sí", ha dicho el vicepresidente.

No obstante, también ha dejado claro que "no estamos pidiendo prohibir a algunos fabricantes". "Cuando tengamos suficientes pruebas sólidas (sobre el espionaje) que podamos usar en público, será demasiado tarde. Tenemos que hacer análisis de riesgos y dar los próximos pasos basándonos en sus resultados", sostiene Ansip.

Según la estrategia definida este martes por el Ejecutivo comunitario, los Estados miembros deben completar sus respectivos análisis nacionales de riesgos del 5G de aquí al 30 de junio de 2019. Cada país tiene derecho a excluir a determinadas compañías de su mercado de manera unilateral, sin esperar a la UE, basándose en motivos de seguridad nacional, según ha recordado Bruselas.

En paralelo, los Estados miembros, la Comisión y la Agencia Europea para la Ciberseguridad intercambiarán información para hacer un análisis compartido a nivel de la UE de aquí al 1 de octubre de 2019. A partir de este análisis, la UE definirá medidas correctoras para hacer frente a los riesgos identificados como muy tarde el 31 de diciembre.

"Al final del proceso, a finales de año, las posibles medidas de mitigación pueden incluir identificar productos, servicios o proveedores que se consideren no seguros. Esta posibilidad está prevista como resultado potencial de este proceso", ha avisado el comisario de Seguridad, Julian King. Es decir, la UE podría volver a plantearse la prohibición de Huawei a finales de año.

El ministro de Exteriores, Josep Borrell, dijo la semana pasada que "para las empresas españolas de telecomunicaciones, y en particular para Telefónica, las relaciones con Huawei son muy importantes". "España no tiene ningún prejuicio en contra de nadie, pero naturalmente debemos tener garantías de seguridad y control", sostiene Borrell.

De momento, la compañía china ha acogido positivamente la estrategia de 5G de Bruselas. "Huawei celebra el enfoque objetivo y proporcionado de la recomendación de la Comisión sobre la seguridad del 5G. Entendemos las preocupaciones en materia de ciberseguridad que tienen los reguladores europeos. Basándonos en un entendimiento mutuo, Huawei espera contribuir al marco europeo en materia de ciberseguridad", ha dicho un portavoz de la empresa.