Philip Morris (Marlboro, Chesterfield, L&M) ha lanzado al mercado la nueva generación del tabaco sin combustión, el Iqos 3 y Iqos 3 Multi. Para quien no lo conozca, Iqos es un dispositivo que, gracias a su tecnología, permite fumar tabaco sin combustión, sin quemarlo, solo calentándolo. ¿Consecuencias? Adiós al humo y a las cenizas.

Noticias relacionadas

La mayor tabacalera del mundo se ha propuesto “alcanzar un futuro sin humo” y para ello se ha comprometido a sustituir los cigarrillos convencionales por productos libres de combustión y humo. El propósito que se marcan a largo plazo es que, para 2025, al menos el 30% del volumen de negocio de la multinacional del tabaco provenga de productos libres de humo.

En ese desafío de Philip Morris tiene mucho peso la inversión en tecnología. La tabacalera ha creado en Suiza un centro I+D con más de 400 científicos y ha gastado más de 4.000 millones de dólares para dar con una alternativa que permita a los fumadores disfrutando del tabaco de una manera más saludable. O, mejor dicho, menos mala.

Porque dejar el tabaco tradicional y pasarse a Iqos, hay que dejarlo claro, no es ningún método para dejar de fumar, sino que está dirigido a un público que busca seguir fumando con una alternativa menos dañina. Ojo, esto no significa más sana. Desde Philip Morris avisan: no está libre de riesgo, pero sus efectos son “potencialmente” menos perjudiciales. “A día de hoy, todavía no podemos decir que reduce el daño, ni que reduce el riesgo de enfermedades”, señalan desde la tabacalera.

¿Es una opción más saludable?

Lo que más puede atraer de Iqos es que consumiendo tabaco con este dispositivo no generas humo ni dejas cenizas, sólo vapor. Es decir, te olvidas del molesto olor a tabaco en el pelo y en la ropa.

Pero ¿es saludable? Los estudios que maneja Philip Morris indican que el vapor de Iqos contiene “unos niveles de nicotina similares a los del humo de los cigarrillos”, pero que ese vapor es “considerablemente menos tóxico”. Según esos exámenes clínicos, los fumadores que se cambiaron a Iqos durante tres meses redujeron “considerablemente su exposición a 15 sustancias tóxicas”. Eso sí, desde Philip Morris dejan claro que “la mejor forma de prevenir las enfermedades relacionadas con el tabaco es dejar de consumirlo por completo”.

En la actualidad, y según datos ofrecidos por Philip Morris, más de 6,6 millones de fumadores utilizan ya este dispositivo electrónico. Todavía sin aterrizar en EEUU, Iqos está ya presente en 44 mercados a nivel internacional. En España, desde su lanzamiento a finales de 2016, se han vendido ya más de 175.000 Iqos.

Las mejoras tecnológicas

Dejando a un lado los asuntos relacionados con la salud, ¿qué novedades trae el Iqos 3? Además de un avance en diseño –más ergonómico- y simplicidad de uso, la nueva generación de Iqos incorpora mejoras tecnológicas como una batería con el doble de vida útil o una carga más sencilla.

Así, si con la antigua gama podías impacientarte cuando querías fumar dos cigarros seguidos, con estos nuevos modelos se reduce el tiempo de espera en 40 segundos (en Iqos 2,4 Plus el tiempo de carga era de 4 minutos y 10 segundos y ahora de 3 minutos y 30 segundos). Y para los más ansiosos, está la opción de Iqos Multi, una solución que permite fumar 10 veces seguidas sin necesidad de cargar.

*** Ni el redactor de este artículo ni EL ESPAÑOL han recibido compensación de ningún tipo por parte de Philip Morris o alguna de sus empresas asociadas.