La Administración Federal de Aviación estadounidense (FAA) ha comunicado que todos los Boeing 737 MAX permanecerán en tierra durante "semanas". En concreto, las aeronaves permanecerán inmovilizadas hasta que una actualización de software de esta familia de aviones esté probada e instalada en todas las aeronaves.

La FAA ya había comunicado que planeaba requerir esta actualización para abril. Un portavoz de la FAA confirmó el jueves que el regulador no dejará volar a los aviones hasta que ese parche de software sea instalado y probado.

Estas mismas estimaciones señalan que la instalación en todos los aviones tardará "al menos hasta abril". Del mismo modo, es muy probable que los pilotos necesiten una formación específica adicional a la que tienen actualmente.

Peter DeFazio, presidente del Comité de Infraestructura y Transporte de la Cámara de Representantes estadounidense, ha explicado que la actualización del software hará que los aviones se comporten de forma más parecida a las versiones anteriores del 737.

La actualización revisará un sistema de protección automatizado denominado Sistema de Aumento de Características de Maniobra (MCAS), que se encuentra bajo investigación desde el primero de los accidentes sufridos por un Boeing 737 MAX.

Las autoridades estadounidenses también comunicaron que no ha habido incidentes confirmados durante 50.000 vuelos realizados en Estados Unidos por el 737 MAX. Una información que choca con los informes realizados por pilotos estadounidenses el pasado mes de noviembre a los que ha tenido acceso EL ESPAÑOL.

Del mismo modo, los especialistas de Estados Unidos han puesto en cuestión la formación que reciben los pilotos en otros países. Un punto muy polémico ya que, además de a Boeing involucra a otras agencias de seguridad y a las propias aerolíneas.