El eléctrico BMW i8 es uno de los coches que nos ofrece Sixt.

El eléctrico BMW i8 es uno de los coches que nos ofrece Sixt.

Empresas

Sixt une en una aplicación sus productos de alquiler, transporte y 'sharing'

La empresa alemana está ampliando su oferta de productos para el sector de la movilidad.

Sixt ofrece a sus 20 millones de clientes los productos 'Sixt rent', 'Sixt share' y 'Sixt ride' en una sola aplicación con el objetivo de "cubrir todas las ofertas de movilidad individual en las áreas de alquiler de vehículos, uso compartido y servicios de viaje", según ha informado la compañía en un comunicado.

Con su propia aplicación, Sixt quiere ofrecer servicios y productos a sus clientes en todo el mundo y "convertirse en una plataforma de movilidad integrada". La compañía de alquiler de coches ya cuenta con 240.000 vehículos de alquiler, 1.500 socios y más de un millón de conductores en todo el mundo.

"En Sixt hemos logrado una marca excepcional que, para nuestros 20 millones de clientes, representa innovación y servicios prémium. Hoy, como líderes del mercado en Alemania, estamos dando un gran paso más para lograr nuestra visión de ser un proveedor global de servicios personalizados de movilidad", señaló el consejero delegado de Sixt, Erich Sixt.

Con la integración del servicio de alquiler de vehículos en la aplicación móvil, los clientes pueden seleccionar su vehículo en los principales aeropuertos de Alemania hasta 30 minutos antes del inicio del período de alquiler. En 2019, este servicio se expandirá sucesivamente a otros aeropuertos en Europa y Estados Unidos, así como a estaciones seleccionadas en áreas urbanas.

En cuanto al uso compartido de vehículos, Sixt ofrece a sus clientes la posibilidad de establecer "libremente" durante cuánto tiempo utilizarán el vehículo, desde unos pocos minutos hasta un máximo de 27 días. Y, por último, el servicio 'Sixt ride' de taxi ofrece la posibilidad de reservar y pagar los trayectos directamente con el móvil.

De este modo, la empresa alemana está ampliando su oferta de productos para el mercado de servicios de movilidad, que podría llegar a valorarse en 400.000 millones de euros en el año 2030, según estima PwC.