El consejero delegado de Endesa, José Bogas, en una imagen de archivo.

El consejero delegado de Endesa, José Bogas, en una imagen de archivo.

Empresas ENERGÍA

Bogas calma a los inversores de Endesa: el plan de Ribera casa con el suyo

El CEO de la eléctrica asegura que las medidas anunciadas por el Gobierno no cambian sus objetivos.

Endesa no tiembla con el plan que tiene España para llevar a cabo la transición energética. Es más, está en línea con sus objetivos. Así lo aseguraba este miércoles el consejero delegado de Endesa, José Bogas, en una conferencia con analistas por la presentación de los resultados anuales de la eléctrica.

"Nos sentimos cómodos con el plan, es la ruta que debemos seguir hasta 2030", explicaba Bogas, que fue preguntado hasta en tres ocasiones por este tema. De hecho, Bogas tiene mucho que decir en esta cuestión. En este sentido, tras la salida de Borja Prado en abril, y con la previsible creación de una presidencia no-ejecutiva, del consejero delegado dependerán todas las decisiones de la eléctrica, muy relacionadas con la descarbonización de la economía.

Los analistas preguntaban si el paquete de energía y clima que presentó el viernes la ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera, modificaría los planes de la eléctrica, y Bogas era claro. Endesa no ha modificado sus objetivos sobre renovables y, con el fin del carbón casi definitivo para 2030, comentaba: "Estamos alineados con el plan (...) iremos monitorizando la evolución, tenemos la capacidad de tomar decisiones". 

Se deduce de estas respuestas que al CEO no le preocupan las medidas que el Gobierno ha anunciando sobre esta materia, teniendo en cuenta, además, que solo saldrían adelante si el Ejecutivo que salga tras el 28-A las pone en marcha. Hace apenas dos semanas, Bogas ya avisaba: "El plan no puede estar escrito sobre piedra". Este martes, en la conferencia, recalcaba: "El plan debe ser indicativo, nadie sabe qué va a pasar en los próximos años".

En un encuentro organizado entonces por el IESE, el consejero delegado de la eléctrica hablaba del "gran esfuerzo" del sector eléctrico, insistiendo en la necesidad del incremento de renovables, entre 55 o 60 GW, para pasar del 37% actual al 70%. "Se tiene que doblar la cantidad que hasta ahora y desde el año 2000 venimos generando", apuntó. En la misma línea, recordó la necesidad de la reducción de las emisiones de CO2 y el cierre de las centrales nucleares, que se producirá entre 2025 y 2036.

"Esfuerzo inversor" en capacidad renovable

Durante la presentación de los resultados, Bogas insistió en que, durante el ejercicio 2018, Endesa ha puesto las bases para mantener "la solidez" de su negocio en el futuro, "gracias, entre otras cosas, al esfuerzo inversor realizado en capacidad renovable".

Así, y según anunció el consejero delegado, durante 2019 la empresa intensificará este esfuerzo, con la puesta en marcha de 879 MW de nueva potencia renovable. En la conferencia con analistas, y relacionado con el plan del Gobierno, Bogas apuntó que Endesa se plantea construir en renovables entre un 10 y un 15% de la potencia prevista para 2030, lo que supone entre 6 y 8 gigavatios (GW).

Durante el pasado ejercicio, las inversiones brutas se situaron en 1.470 millones de euros, con un crecimiento del 25%, debido, principalmente, a las realizadas en la construcción de la potencia eólica y fotovoltaica adjudicada a la empresa en las subastas celebradas en 2017, así como a las efectuadas en la central térmica de As Pontes para su adaptación a la Directiva comunitaria de Emisiones Industriales (DEI) que entrará en vigor el 30 de junio de 2020.

En este punto, la compañía informó de que, en 2018, las tecnologías libres de emisiones de CO2 (hidroeléctrica, eólica, solar y nuclear) representaron el 48,8% del “mix” de generación de la empresa, superando el 44,4% alcanzado en 2017.

Endesa cerró 2018 con un beneficio neto de 1.417 millones de euros en 2018, lo que supone una caída del 3% respecto a 2017, aunque situado por encima de su objetivo de ganancias para el año de 1.400 millones de euros. El resultado bruto de explotación (ebitda) de la compañía que preside Borja Prado se ha situó en 3.627 millones de euros, un 2,4% más.