David del Val, CEO de Telefónica I+D, tiene una gran experiencia en el mundo de la nube. Sólo hay que recordar que en 1997 vendió la compañía de streaming de video de la que erea cofundador, VXtreme, a Microsoft. Y ahora parece entusiasmado por el mundo de la computación en el borde, o edge computing.

Noticias relacionadas

Se llama edge computing porque consiste en llevar capacidades de computación cerca del usuario y asegurarse de que sus dispositivos domésticos o personales 'trabajen' menos. Un ejemplo muy claro de a qué podemos referirnos es la posibilidad de jugar a videojuego sin consola, con tan poca latencia que no haya interrupciones entre lo que hacemos en el mando y cómo se mueve nuestro jugador del Fifa. 

Del Val dejó clara la importancia para el futuro de Telefónica de esta supernube, una nube con altas prestaciones y mínima latencia que va a convertir las centrales del grupo en un centro de computación muy cercano al usuario final. 

¿Qué tipos de servicios podrán dar? Además de los clásicos, como la ya mencionada posibilidad de jugar sin consola, el cliente dispondrá de posibilidad de activar él mismos su servicio o definir, por ejemplo, qué parte del ancho de banda se tiene que destinar al trabajo y cuál a otros propósitos. De esta forma, puedes hacer que el teletrabajo de tu mujer se convierta en la prioridad frente al Netflix de tus hijos o tu Fornite.

Imagina un mundo en el que, para tener un ordenador, sólo necesites un teclado, tu router y tu televisión. Toda la computación y el procesado gráfico, todo el almacenaje de tus archivos y toda la seguridad estarían no en tu PC sino en la nube de Telefónica. Es el tipo de iniciativa que ahora es posible. 

Posibilidades de futuro

Pero Del Val también se abrió a otras opciones como la inteligencia artificial alojada en esa supernube, que podría utilizarse para cosas como el reconocimiento facial compatible con el nuevo reglamento general de protección de datos (GRPD, por sus siglas en inglés). También tiene entre sus posibilidades la producción remota de televisión, un internet de las cosas más barato y a otras posibilidades futuras como los coches autónomos, el internet táctil, la realidad aumentada o a realidad virtual.

Preguntado por cómo encaja esto con los planes anunciados hace ya un lustro de poner en marcha videojuegos en la nube de Telefónica, Del Val señaló que hay "muchos más casos de usos disponible y mucho que explorar". En todo caso, subrayó que en  los próximos años "vamos a ver cómo esta tecnología alcanza la madurez necesaria".

Telefónica tiene en marcha pilotos de edge computing con clientes y socios en España y en Brasil, y presenta en el Mobile World Congress de Barcelona varias soluciones piloto como la posibilidad de subir documentos diez veces más rápido que lo que permite hoy en día la nube. También comentó un proyecto con RTVE para realización de televisión en remoto sin unidad móvil.