Estados Unidos contra China, Donald Trump contra Huawei. La guerra comercial ha llegado al Mobile World Congress que esta semana se celebra en Barcelona, aunque -de momento- las principales operadoras se han mostrado confiadas en el fabricante chino. ¿Son seguras las redes de Huawei? La pregunta planea en cada rincón de los pabellones del Mobile y los periodistas no han dejado de preguntar por el futuro de las alianzas con Huawei, en especial en el campo del 5G.

Noticias relacionadas

Estados Unidos ha indicado reiteradamente que Huawei representa una amenaza potencial para la seguridad nacional. El mes pasado, fiscales estadounidenses anunciaron cargos penales contra la compañía, alegando que Huawei robó secretos comerciales a otras operadoras e intentó evadir las sanciones de Estados Unidos a Irán. De momento, países como Australia o Nueva Zelanda han prohibido el uso de equipos de red 5G de Huawei, mientras que Francia, Italia o Alemania han confirmado su confianza.

En el caso español, y según ha informado The Wall Street Journal, una importante delegación de EE.UU. llegó a España el pasado fin de semana para participar en el Mobile World Congress e intentar convencer a las autoridades españolas de los riesgos de contar con Huawei en sus planes. De momento, desde el gobierno español no se han pronunciado al respecto. 

Presiones de Estados Unidos a España

Según el periódico estadounidense esta visita es parte de la ofensiva que lleva un mes contra el fabricante y que le has llevado a contactar con gran parte de los países en todo el mundo. Fruto de estas presiones, hace unas semanas fueron los propios directivos del operador chino los que denunciaron que AT&T había cancelado acuerdos de comercialización de móviles por presiones gubernamentales.

Al Mobile World Congress de Barcelona, Huawei ha venido principalmente a presentar el Mate X, pero no ha podido ser inmune a las polémicas. “Esto no es algo que deba ser decidido por la política“, dijo el domingo el presidente de Huawei, Guo Ping, antes del inicio formal del Mobile.

Y es que Huawei está utilizando este Mobile para demostrar que se puede confiar en ellos: el Mate X es probablemente el teléfono 5G con mayores prestaciones de los que se ha presentado hasta ahora y la compañía no ha dejado pasar la oportunidad para reafirmar su apuesta por el liderar el desarrollo del 5G en España. Solo un dato: todas las acreditaciones del Mobile cuelgan de los asistentes gracias a una cinta patrocinada por Huawei.

Alianza con Vodafone

Huawei se apresuró el domingo a anunciar una alianza con Vodafone para distribuir sus teléfonos con 5G de la operadora en España. De hecho, Vodafone España construirá su red de 5G con Huawei o parte de ella según confirmó Ismael Asenjo, director de tecnología de Vodafone España. La británica confía en Huawei y públicamente ha sido la primera en refrendar públicamente su confianza con el fabricante chino.

Del mismo modo, el presidente de Vodafone a nivel mundial Nick Read indicó que en la medida que uno de los tres proveedores de suministro de redes sea vetado sería malo para la industria. “Si nos concentramos en dos jugadores es una posición insana no sólo para nosotros y para la industria, también para la infraestructura de cada país”

Afirmó que sería “muy caro” para los operadores cambiar a Huawei y que retrasaría “probablemente dos años” el despliegue de 5G, especialmente porque Vodafone tiene tecnología líder.  Señaló además que le gustaría un enfoque basado en hechos, no especulaciones, y que aunque no sabe qué pruebas tiene EEUU, él no cuenta con ninguna. Fuentes de Vodafone España señalaron a EL ESPAÑOL que de las investigaciones llevadas a cabo sobre Huawei nada demuestra que haya juego sucio.

Apoyo de Telefónica

Por su parte y durante la presentación de resultados anuales, el presidente de Telefónica José María Álvarez-Pallete se mostró a favor de la compañía china, aunque sin confirmar explícitamente alianzas futuras. Pallete dijo que prefieren "basarse en hechos en lugar de en opiniones". El presidente de Telefónica confirmó que "cualquier restricción en los suministradores impactará en el precio y supondrá un retraso en la implantación del 5G".

En el caso de Orange,su CEO Laurent Paillassot indicó hace unas semanas que efectivamente la pérdida de un suministrador perjudicaría a la industria y que las elevadas inversiones que se necesitaban para el 5G no podía permitirse el lujo de prescindir de un player como Huawei. Pese a ello, no confirmó formalmente que seguirían trabajando con la compañía china en el mediano plazo.

En cualquier caso, el apoyo de las tres grandes telecos españolas tiene que ver con una cuestión de supervivencia y de ahorro de costes Huawei, es hoy por hoy, uno de los principales proveedores de sus redes, que en el caso de algunas compañías como Vodafone supera el 60%. Es por ello, que la salida de Huawei del negocio, en especial de cara al tortuoso despliegue de 5G provocaría un efecto en cadena que encarecería sus costes, reduciría la competencia y -según indican algunos analistas- elevaría también el precio de los móviles.

La GSMA, promotora del Mobile World Congress, dijo hace algunas semanas que las telecos y los gobiernos europeos debían ponerse manos a la obra para encontrar un "modelo de certificación común" que garantizase la seguridad de los equipos 5G antes de ser instalados. De la misma manera, afirmaba que los reguladores deberían optar por un "enfoque basado en hechos y riesgos", refiriéndose a posibles casos como el de Huawei. La guerra está servida.