El presidente de Iberdrola, Ignacio Sánchez Galán, durante la junta general de accionistas.

El presidente de Iberdrola, Ignacio Sánchez Galán, durante la junta general de accionistas.

Empresas ENERGÍA

Sánchez Galán ganó 9,3 millones de euros en 2018 como presidente de Iberdrola

La retribución del consejo de administración en su conjunto ascendió a 16,7 millones durante el año pasado.

El presidente de Iberdrola, Ignacio Sánchez Galán, ganó 9,3 millones de euros el año pasado por su cargo en la eléctrica vasca. Así se desprende del informe anual de remuneraciones de los consejeros, que la compañía ha presentado este viernes a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

Así, estos 9,3 millones de euros se desglosan en dos partidas diferentes: 6,2 millones corresponden a la retribución total en metálico (a su salario) y algo más de 3 millones al beneficio bruto de las acciones o instrumentos financieros consolidados.

Durante este año además se produjo la segunda entrega de acciones del Bono Estratégico 2014-2016 aprobado por la Junta General de Accionistas. Galán recibió en 510.596 acciones en 2018 con un precio de 6 euros por acción, por lo que su valor valor es de 3,06 millones de euros.

La retribución en su conjunto del consejo de administración de la energética en 2018 ascendió a 16,7 millones de euros en el ejercicio, incluyendo también la segunda entrega de acciones del Bono Estratégico 2014-2016, frente a los 16,6 millones de euros del año anterior.

En 2019, Iberdrola mantendrá las retribuciones fijas por pertenencia al consejo de administración y las cantidades en concepto de prima por asistencia a las reuniones, unas cantidades congeladas desde 2008. 

Renovado hasta 2023

Iberdrola celebra su junta general de accionistas el próximo 29 de marzo en Bilbao. En ella, uno de los puntos será la reelección de Ignacio Sánchez Galán como consejero ejecutivo, con lo que el directivo, que el próximo mes de septiembre cumplirá 69 años, estará al frente de la compañía energética hasta 2023.

Sánchez Galán ya mostró durante el pasado ejercicio, en el que Iberdrola inició su plan estratégico, su compromiso para renovar en el cargo por un nuevo mandato, por lo que estaría al frente del nuevo plan estratégico hasta que concluyera, en 2022.

Durante el pasado ejercicio, la eléctrica superó por primera vez los 3.000 millones de euros de beneficio neto. En concreto, la vasca se anotó 3.014,1 millones de euros en este concepto, lo que supone un crecimiento del 7,5% en 2018.