El presidente de Iberdrola, Ignacio Sánchez Galán, durante la junta general de accionistas.

El presidente de Iberdrola, Ignacio Sánchez Galán, durante la junta general de accionistas.

Empresas ENERGÍA

Galán confía en una transición energética “razonable” e insiste en su apuesta renovable

Iberdrola presentó unos resultados que colocan a la empresa "un año por delante" de sus previsiones.

Iberdrola no teme a las medidas del Gobierno para la transición energética. De hecho, creen que pueden hacerse fuertes con ellas. "La lucha contra el cambio no es un problema, es una oportunidad", explicó este miércoles el presidente de la eléctrica vasca, Ignacio Sánchez Galán, en una conferencia con analistas tras presentar sus resultados.

Unos resultados que, defendió el presidente de Iberdrola, ponen de manifiesto "el éxito de un modelo sostenible". "Nos anima a seguir trabajando por la transición hacia una economía baja en carbono", dijo. Tanto es así que, durante 2018, la eléctrica obtuvo un beneficio neto que, por primera vez, superó los 3.000 millones de euros. En concreto, la vasca se anotó 3.014,1 millones de euros en este concepto, lo que supone un crecimiento del 7,5% en 2018.

Sánchez Galán está satisfecho con el 'rumbo verde' que está tomando la compañía, inmersa en su plan estratégico 2018-2022. Tanto es así que, como reconoció en la conferencia, los resultados colocan a Iberdrola "un año por delante" de sus objetivos.

En este sentido, destacan las inversiones acometidas por la compañía, que ascendieron a 5.320 millones de euros en 2018, para alcanzar los 20.000 millones de euros en los últimos cuatro años. Iberdrola tiene además en construcción 6.606 megavatios (MW) renovables, que se dividen en 1.514 MW de capacidad eólica marina, 2.548 MW eólicos terrestres, 628 MW de tecnología solar y 1.916 MW hidroeléctricos; además, tiene previsto poner en marcha 3.508 MW en nuevas plantas de ciclo combinado. 

Todo un despliegue que, en lo que toca a España y Portugal, se refleja en una capacidad renovable instalada de 15.881 MW a cierre de año. En 2018, Iberdrola finalizó las obras del parque eólico del Chimiche II (Tenerife), de 18 MW de capacidad que puso en marcha a cierre de año; aprobó la construcción de los parques Cavar en Navarra, de 111 MW de capacidad, y de El Pradillo, en Zaragoza, de 22 MW, para ponerlos en marcha en 2019 y 2022, además de la construcción de la fotovoltaica Núñez de Balboa de 319 MW de capacidad en Badajoz, cuyas obras comenzaron en el último trimestre de 2018.

"Un plan que nos dé seguridad"

Con estos datos sobre la mesa, Sánchez Galán comentó en la conferencia con analistas, horas antes de que el Gobierno presentara su paquete de medidas sobre energía y clima, que España es un país "con toda clase de recursos". "Tenemos sol, viento, embalses, una gran capacidad de almacenamiento... grandes oportunidades para producir energía más limpia, más barata, y poder incluso exportar estos recursos", resumió.

El presidente de Iberdrola, que fue uno de los primeros espadas que acudieron este miércoles a la presentación del presidente Pedro Sánchez, considera que las medidas que se tomen en pos de la transición energética son "un tema positivo".

Sánchez Galán confía en una planificación energética adecuada "que nos dé seguridad para realizar las inversiones que el país precisa", algo que demandan las principales voces del sector eléctrico. "Estoy seguro que se harán las cosas de manera razonable", explicaba el presidente de la vasca, que asumía; "Desde luego, Iberdrola está en esa línea, estamos empezando a hacer inversiones cuantiosas". 

Unas inversiones que desvelará en detalle en el Día del Inversor que la compañía celebrará el próximo 26 de febrero en Londres. Mientras, los resultados que ha presentado la compañía gustaban en Bolsa. A cierre de sesión, Iberdrola subió un 1,30% sobre el parqué, hasta los 7,32 euros.