Isidro Fainé, presidente fundador de la AED, Jordi Canals, Adela Cortina, Alberto Durán y Rosa García, miembros de la comisión de ética.

Isidro Fainé, presidente fundador de la AED, Jordi Canals, Adela Cortina, Alberto Durán y Rosa García, miembros de la comisión de ética.

Empresas

Fainé anima a los líderes empresariales a “dar oportunidades a las personas”

El presidente de la Fundación La Caixa cree que lo mejor que se pudo hacer es separar la organización de Caixabank. 

Noticias relacionadas

Isidro Fainé cree que un líder es aquel capaz de “dar oportunidades a las personas”. Una recomendación que lanzaba el presidente de la Fundación La Caixa ante un centenar de directivos españoles que asistían este martes a la presentación del Código de conducta presentado por la Asociación Española de Directivos

Palabras improvisadas que llegaban después de que el presidente de honor de Garrigues, Antonio Garrigues Walker, animara al catalán a enviar un mensaje a los asociados de la organización que fundó e impulsó allá por 1996 y que, en la actualidad, cuenta con más de 2.200 inscritos. 

La alocución de Fainé, que duró poco más de treinta segundos, sirvió también para que volviera a insistir en cuál es la obra de la que más orgulloso está de toda su carrera: “deshacer el nexo de unión entre el Caixabank y la Fundación La Caixa”. 

¿El motivo? Porque con la regulación actual y las exigencias del Banco Central Europeo -sobre el papel que las fundaciones bancarias deben jugar en los accionariados de los bancos, así como con los requisitos de capital- harían que “fuera algo cada vez más pequeño”. 

Fruto de esa separación definitiva “ahora podemos volar y administrar el patrimonio de la fundación para que dure otros cien años más”. Para ello el presidente de la fundación bancaria La Caixa tendrá que seguir manteniendo la “prudencia” en la gestión, como él mismo reconocía hace unos meses en la entrega del premio Forbes a la filantropía. 

Allí, en un discurso emotivo y que podría servir de estudio en universidades, insistía en que la buena administración es la que ha permitido a La Caixa “transformar 526 euros durante 114 años en 20.000 millones de euros”.