Dia presenta unas cuentas pésimas. La compañía de supermercados perdió 352,5 millones de euros en 2018; hace un año, en cambio, la cadena ahora dirigida por Borja de la Cierva se anotaba un beneficio cercano a los 100 millones, un 37% menos que en 2016.

Noticias relacionadas

Así lo ha comunicado la cadena a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), en la presentación de sus resultados anuales. Un ejercicio que cerró con un patrimonio neto negativo de 166 millones, lo que le sitúa en quiebra técnica. Por eso, necesita que salga adelante la ampliación de capital.

Dia argumenta que las pérdidas se deben al impacto de 288 millones de euros tras el test de valoración de los activos. Según ha informado, además, la deuda neta de la compañía se sitúa en 1.452 millones de euros, 506 millones más que en 2017. Este incremento se debe "al empeoramiento del capital vinculante derivado de la reducción del plazo del pago a proveedores", ha explicado la cadena en un comunicado.

Por su parte, las ventas se situaron en 7.288,8 millones de euros, lo que supone una caída del 11,3% respecto al año anterior, cuando fueron de 8.217,6 millones.

LetterOne ultima el asalto

Fue este martes cuando LetterOne, el vehículo inversor del magnate Mikhail Fridman, anunciaba su intención de lanzar una opa voluntaria sobre el 71% que aún no posee de la compañía, al tiempo que hablaba de poner en marcha un plan integral de transformación de la cadena a cinco años.

Reunido el consejo de administración un día después, el miércoles, la cadena de supermercados evitó hacer referencia a la opa hasta que no se conozca el folleto y la CNMV la haya autorizado, aunque sí que dijo que la oferta de LetterOne “refleja el atractivo de la sociedad”. No obstante, en ese mismo comunicado el consejo anunció que había llegado a un acuerdo con la banca para aplazar hasta 2023 el vencimiento de 765 millones de euros de deuda, cantidad supeditada a que se lleve a cabo la ampliación de capital de 600 millones que Dia tiene previsto poner en marcha las próximas semanas. Este aplazamiento del vencimiento, además, contaría con los 100 millones que deben salir de la venta de Clarel y Max Descuento.

La presentación de estos resultados se produce después de que el pasado octubre Dia lanzara un profit warning, recortara previsiones y suspendiera el dividendo.