El consejero delegado de Dia, Ricardo Currás, en una imagen de archivo.

El consejero delegado de Dia, Ricardo Currás, en una imagen de archivo. EFE

Empresas

Dia denuncia las cuentas de Ricardo Currás del ejercicio 2017

La investigación de EY habría encontrado pruebas de que se ocultó de forma deliberada información al consejo, al auditor y a los accionistas. 

Sigue el terremoto en Dia. Después de presentar pérdidas de 352 millones de euros, quedarse al borde la quiebra técnica, anunciar un ERE de hasta 2.100 empleados y de vivir en la última semana un nuevo episodio en su lucha de accionistas, la actual gestión ha confirmado que denunciará ante la fiscalia las cuentas de 2017.

El grupo se supermercados DIA ha confirmado este viernes que ha denunciado ante la fiscalia las cuentas de hace dos años, presentadas durante la administración del exCEO Ricardo Currás. La compañía ha informado además que a lo largo de los últimos meses ha llevado a cabo una investigación "con el objetivo de esclarecer los hechos que han dado lugar a determinados ajustes contables en las cuentas de 2017".

"Una vez finalizada la investigación y como resultado de ésta, la compañía ha procedido a prestar una denuncia ante la fiscalia continuando con el ejercicio de diligencia, responsabilidad y máxima transparencia desde el momento en el que tuvo conocimiento de los ajustes contables", han indicado en un comunicado oficial. 

Responsabilidades penales

Según distintos medios, esta auditoría forense encargada a EY para investigar las cuentas de sus últimos dos ejercicios ha hallado indicios de fraude en la gestión del grupo de supermercados. Al conocerse estos hechos, la compañía habló de "sobreestimaciones" en los descuentos comerciales a recibir de proveedores, pero no entró a valorar si eran fruto de errores de gestión o de conductas fraudulentas y encargó una auditoría forense para aclararlo.

La investigación de EY habría encontrado pruebas de que se ocultó de forma deliberada información al consejo, al auditor y a los accionistas. Aunque estos hechos en ningún caso apuntarían a algún desfalco en las cuentas de la empresa.

Si esta denuncia es admitida a trámite por la justicia, se abre la puerta a responsabilidades penales por parte del anterior equipo directivo, lo que podría llevar a a una serie de demandas en cadena por parte de los inversores que hayan entrado durante el ejercicio 2017 y 2018 en la compañía, al haber tomado sus decisiones en base a información errónea.