La demanda del tren creció en España en 2018 en todos los servicios, según el balance provisional de datos de cierre de ejercicio realizado por Renfe. La demanda de servicios comerciales (que engloba todos los trenes de Larga Distancia con y sin Alta Velocidad, que compiten con el avión y la carretera ninguna subvención pública) alcanzó los 33,6 millones de viajeros, un 4% más que el año anterior.

Noticias relacionadas

Dentro de estos servicios comerciales, los trenes AVE alcanzaron los 21,3 millones de viajes, 1.093.000 viajeros nuevos frente al año anterior, lo que supone un crecimiento del 3,7%.

Fuera de los servicios comerciales, en 2018 también destacó el crecimiento de la movilidad en trenes Avant, que cubren distancias medias en alta velocidad y son considerados servicios públicos. La demanda de estos trenes alcanzó los 8,68 millones de viajes este año, un 6% más que el anterior. 

Con esta evolución de la demanda, el sistema de Alta Velocidad dio servicio en 2018 a 38,5 millones de viajeros. Esta cifra se alcanza al sumar los 21,33 millones de viajes que se realizaron en Ave, los 8,68 en trenes Avant y la parte de los viajes de Larga Distancia que discurre por Alta Velocidad y que alcanzó en 2018 los 8,5 millones de viajeros (el 70% de la demanda de servicios comerciales que no viaja en trenes Ave, pero sí circula por infraestructuras de Alta Velocidad).

Crecimiento en Cercanías

La demanda de los servicios públicos, trenes de Cercanías y Media Distancia, registró una mejora de más del 4,1% y sumaron 474 millones de viajeros en 2018, es decir, 18 millones de viajeros más para el tren que en el año anterior.

Destaca el crecimiento en el núcleo de Cercanías de Madrid, que movió 256 millones de viajeros, un 6% más que el año anterior, y en Rodalies de Barcelona, con 116 millones de viajes al año, un 2,4% más.

En el total de sus servicios, Renfe ha terminado el año 2018 con un crecimiento de la demanda del 4%, hasta los 507 millones de viajeros, con lo que el tren consigue recuperar 20 millones de viajes en un solo año y volver a superar la barrera de los 500 millones de viajes anuales, cifra que no se alcanzaba desde 2008.