Un supermercado Dia, en una imagen de archivo.

Un supermercado Dia, en una imagen de archivo. EFE

Empresas

El mercado dice sí a la OPA de Fridman: los bonistas creen que van a cobrar

La cadena de supermercados también ha visto cómo aumenta su valor en Bolsa. 

Todavía no hay nada que sea seguro, pero el "efecto anuncio" les está funcionando. LetterOne, el vehículo inversor del magnate Mikhail Fridman, ha puesto sobre la mesa una OPA sobre el 71% de los títulos de Dia que todavía no controla, pero no solo eso. El fondo ha hablado de un plan de transformación integral de la cadena a cinco años que, junto con la OPA, ha animado al mercado.

Así se desprende de la cotización de los bonos de la cadena de supermercados, que subieron de precio una vez que LetterOne hizo el anuncio de sus intenciones, el pasado martes. En concreto, y como recuerdan los analistas de SelfBank, Dia tiene tres bonos corporativos. Los dos más antiguos tienen una duración de 5 años desde su colocación mientras que el de 2017 tiene una duración de 6 años.

En este sentido, el primero de ellos colocó en el mercado 500 millones de euros en 2014, a un tipo fijo de 1,5%. Antes de las noticias sobre la OPA, el lunes 4 de febrero, cotizaba a 75,198 euros, lo que se traduce un descuento de alrededor del 25% respecto a los 100 euros nominales. El 5 de febrero, una vez comunicó el fondo sus intenciones, subió un 18,43% hasta 89,057; este miércoles, subía un 0,60% hasta 89,760.

Después, en 2016, Dia colocó otro bono corporativo para recaudar otros 300 millones al 1% fijo. Estos bonos cotizaban a 61,467 euros el lunes y subieron un 20% hasta los 73,737 el día de OPA, mientras que el miércoles continuaban subiendo un 1,71% hasta 74.999.

El último de ellos, de 300 millones, los colocó en el mercado en 2017, antes de su crisis bursátil y financiera, al 0,875% fijo. Estos bonos cotizaban el día 4 de febrero a 58,532 y subieron el día 5 un 18.13% hasta 69,194 euros; el miércoles también seguían subiendo, en concreto un 3,64%, hasta 71.675.

Esto significa que, en este momento, los bonistas empiezan a atisbar una posibilidad de recuperar parte de lo invertido en Dia. Además, despeja también en cierto modo los malos augurios que podría haber sobre una inminente quiebra, o de falta de liquidez, tal y como venía reflejándose en las constantes caídas de los bonos desde el pasado mes de octubre. 

En cualquier caso, habrá que esperar a ver qué suceda. Sobre todo, porque los primeros de vencimiento de deuda están al caer. En concreto, será en julio cuando venzan 305 millones de euros. Así que aquí será vital el papel que tengan los bancos acreedores para estudiar la propuesta lanzada por LetterOne. Su objetivo es alcanzar un acuerdo con las entidades financieras, pero los plazos apremian y no está muy claro que su ampliación de 500 millones vaya a llegar a tiempo. 

Hacia arriba en Bolsa

El buen recibimiento del anuncio del fondo de Fridman también se notó sobre el parqué. El mismo martes, las acciones de Dia, que cotizan en el Mercado Continuo, se disparaban casi un 60% en los primeros compases de la sesión, minutos después del lanzamiento de la OPA, llegando hasta los 0,73 euros por acción. 

A cierre de sesión, los títulos de la cadena se intercambiaban a 0,70 euros sobre el parqué; una cifra que ha seguido aumentando estos días. Este miércoles, las acciones subían un 3,20%, situando el título en 0,72.

Unos datos que, de momento, transmiten optimismo. Cabe recordar que Dia fue expulsada del Ibex 35 a mediados de diciembre, y que sus acciones han perdido en un año un 89% de su valor en Bolsa.