Vodafone España prepara una profunda reorganización, probablemente la más significativa de la última década. Una nueva estructura que la compañía ha puesto en marcha para “evitar duplicidades y reforzar la coordinación entre equipos” y que tendrá su cara más amarga en el ERE que han presentado para el despido de hasta un máximo de 1.200 personas, el 23% de su actual plantilla. EL ESPAÑOL ha accedido a los puntos más relevantes de este nuevo plan.

Noticias relacionadas

La operadora justificó este ERE por causas económicas, productivas y organizativas y en particular al creciente peso de las ofertas low cost de las que -indicaron- se derivan fuertes presiones en los márgenes de negocio empujándoles a adaptarse "para ser competitivos en todos los segmentos de mercado", según ha reconocido la propia compañía a sus trabajadores y ha señalado en varias comparecencias públicas.

La dirección de Vodafone España encabezada por su CEO Antonio Coimbra insiste en que ya no es suficiente con ofrecer mejoras en el servicios, sino que ahora hay que cambiar radicalmente la forma en que se relacionan con sus clientes. Y para ello es necesaria una estructura más ágil, simplificada y que otorgue rápida respuesta a los nuevos desafíos del mercado español.

Simplificación de la estructura

De esta manera, el plan básicamente pasa por una simplificación de la estructura de la compañía y de la incorporación de todos los servicios de atención al cliente en otras áreas para realizar una mayor supervisión de estos procesos y dar rápida solución a las demandas de sus usuarios. Una de las primeras medidas será integrar las funciones de supervisión en otras áreas de la organización.

Una vez concluido el ERE, también se prevé incorporar todas las interacciones con los clientes en las unidades de negocio, lo que permitirá reforzar la coordinación comercial con el servicio de atención al cliente y soporte técnico. Los servicios de operaciones y trabajos en la red se integrarán en la división de tecnología que se incluirán en la nueva división de Tecnología y Operaciones, que ahora tendrá a su cargo provisión, instalación, soporte técnico y mantenimiento.

Este proyecto también incluye racionalizar la relación con los proveedores técnicos y de servicios de atención al cliente. El objetivo es avanzar en el área de la digitalización y automatizar algunos procesos relacionados con estos servicios.

Cuatro áreas regionales

Otro de los grandes cambios de esta plan de simplificación de la estructura es la reducción de áreas regionales. Hasta ahora eran seis las divisiones dentro de España y ahora se convertirán en cuatro: Aragón, Cataluña, Comunidad Valenciana y Baleares conformarán la nueva región Este.

Del mismo modo, País Vasco, Asturias, Galicia, Navarra, La Rioja, Cantabria y Castilla León formarán la nueva región Norte y Murcia pasará a integrarse en la región Sur. La empresa ha advertido que los despidos se distribuirán de manera uniforme en todas las áreas productivas y que los afectados no serán solo los departamentos que se simplifican.

Mesa negociadora y un mes para cerrar el ERE

Vodafone y sus sindicatos constituyeron el jueves pasado la Mesa Negociadora del ERE que pretende el despido de 1.200 personas y entregaron la memoria explicativa del proceso. En ella se incluyeron las condiciones de las salidas que propone la empresa y que incluyen indemnizaciones de 32 días por año con un tope de 20 mensualidades y prejubilaciones (denominado plan de rentas) a partir de los 56 años.

Por otro lado, los ingresos de Vodafone España se redujeron un 7,3% hasta los 1.165 millones de euros durante su tercer trimestre fiscal terminado el 31 de diciembre. En el caso de los ingresos por servicios, los que afectan al segmento comercial, éstos se redujeron un 7,4% hasta los 1.056 millones. La operadora explicó que el impacto de la menor base de clientes "se vio mitigado por la menor actividad promocional en el mercado y la mejora de los resultados comerciales".