Pilar Gómez de Frutos, presidenta de Unespa.

Pilar Gómez de Frutos, presidenta de Unespa.

Empresas

El sector asegurador facturó 64.282 millones en 2018, el 1,34% más

El ahorro gestionado por el negocio de vida aumenta un 2,44% y supera los 188.000 millones de euros

Los ingresos de las aseguradoras por la venta de pólizas a cierre de 2018 ascendieron a 64.282 millones de euros, un 1,34% más que un año atrás. De este importe, 35.368 millones de euros correspondieron al ramo de no vida y los 28.914 millones restantes al de vida, según muestran los datos provisionales recabados por Investigación Cooperativa de Entidades Aseguradoras (Icea).

La facturación del ramo de 'no vida' aumentó un 3,94% en términos interanuales. La mejora de esta actividad se fundamenta en el tirón de todas las líneas de negocio, con mención especial de las pólizas de salud y las denominadas 'resto no vida'. La partida de seguros de salud repuntó un 5,59%, hasta los 8.520 millones. Mientras, la línea de negocio calificada como 'resto no vida' –que engloba las pólizas más ligadas a la actividad económica– creció un 4,93%, hasta los 8.468 millones.

Las pólizas de multirriesgos y del ramo de automóviles tuvieron, igualmente, un comportamiento destacado. Los seguros de multirriesgos aumentaron su facturación en un 4,02%, hasta los 7.245 millones. Bajo este término se incluyen las pólizas de hogar, comunidades de vecinos, comercios e industrias. Automóviles incrementó por su parte sus ingresos en otro 1,94%, hasta los 11.135 millones, y sigue siendo la actividad que más ingresos reporta de todo el bloque de 'no vida'.

El ahorro gestionado en productos de seguro de vida, medido a través de las provisiones técnicas, alcanzó los 188.089 millones de euros a cierre de diciembre. Este importe supone un incremento interanual del 2,44%, de acuerdo con las estimaciones de Icea.

Crecimiento moderado pero sólidamente implantado

Pilar Gómez de Frutos, presidenta de Unespa, ofreció su análisis de los resultados de 2018: "El año 2018 se caracteriza por el concepto de ser un año positivo. El incremento del 1,34% con respecto a 2017 se trata de un crecimiento moderado pero sólidamente implantado".

La directiva quiso plasmar durante su presentación los retos que acechan al sector asegurador. "Para comercializadores de modalidades especializadas y de grandes riesgos de masa, está por delante el reto de conseguir mantener la competitividad y el atractivo en el mercado, y así poder confirmar las tendencias de crecimiento estructural que hoy apuntan las cifras".

Del mismo modo Gómez de Frutos señaló las claves del seguro del automóvil de cara a los próximos años. "El automóvil tiene que encontrar la forma de optimizar un modelo de negocio que es distinto al que estábamos acostumbrados a ver en el ramo hace unos años"