Huelga de taxis en Barcelona

Huelga de taxis en Barcelona Enric Fontcuberta Agencia EFE

Empresas

Madrid y Barcelona, sin taxis y con Uber y Cabify a medio gas

Los taxistas madrileños inician este lunes un paro indefinido en protesta contra las VTC, se suman a la protesta del Taxi en Barcelona.

Madrid y Barcelona amanecen este lunes sin taxis en sus calles. En el caso de la Ciudad Condal, los taxistas continúan con la huelga indefinida que arrancaron el pasado viernes. En el caso de la capital, el sector inicia un paro patronal que, al igual que el de sus compañeros catalanes, busca obligar a las administraciones a regular a Uber y Cabify. 

La huelga en Madrid se desarrolla desde las seis de la mañana, aunque a primera hora de la mañana las principales asociaciones están convocadas a la Comunidad de Madrid. Allí el gobierno regional les ofrecerá un paquete de medidas para controlar la actividad de las VTC. Entre ellas, y a falta de conocer los detalles, podría estar la llamada precontratación. Es decir, establecer un tiempo mínimo de antelación con el que deban solicitarse los vehículos. 

Los taxistas de la capital están llamados a una concentración a las doce del mediodía en la Puerta del Sol, que se repetirá a diario durante las próximas jornadas. Y es que aunque pudiera existir un acuerdo con la Comunidad, el Taxi quiere también que el Ayuntamiento se moje y anuncie ya las medidas que va a adoptar para protegerles frente a la actividad de Uber y Cabify. 

La propuesta de la Generalitat

Además de la precontratación, los taxistas exigen limitación horaria para las VTC, establecer días de libranza, lugares de estacionamiento entre servicio y servicio, así como lugares de recogida establecidos fuera de las áreas de influencia del sector del Taxi. 

Se trata de unas peticiones parecidas a las que exigen sus compañeros en Barcelona, en donde la Generalitat ya ha ofrecido obligar a las VTC a fijar una precontratación previa de 15 minutos; así como una serie de horquillas para que los Ayuntamientos puedan incrementar el tiempo mínimo. Además, no se descarta que se pueda fijar un tiempo mínimo de uso para Uber y Cabify. 

De momento, los taxistas de la ciudad condal han visto cómo se han sumado al paro los de otras ciudades catalanas como Sabadell, Lleida y Tarragona. Permanecerán cortando la calle hasta mañana, cuando se reúna el consejo de gobierno de la Generalitat para definir cómo se pueden articular las medidas ofrecidas a los taxistas. 

Más protestas

No obstante, la última asamblea de los taxistas catalanes ha acordado incrementar las acciones de protesta en las próximas horas. No se descarta, por tanto, que a lo largo del día pueda haber incidentes en las calles de la ciudad condal. Anuncian que llegan "los juegos del hambre". 

Se esperan acciones en el Aeropuerto de El Prat, la posibilidad de que intenten bloquear el puerto de la ciudad o, incluso, tratar de bloquear la frontera con Francia a través de La Jonquera. 

Entretanto, a primera hora de la mañana cerca de medio millar de VTCs han ocupado varios carriles de la Diagonal de Barcelona. Es la forma del sector de recordar que 3.000 familias dependen en la ciudad de este sector, y protestan antes de que la Generalitat se reúna con sus representantes. 

Las VTC ocupan la Diagonal de Barcelona.

Las medidas ofrecidas en Barcelona, y que podrían concederse también en Madrid, no convencen al sector de las VTC. La patronal del sector, Unauto, se reúne este lunes con la Generalitat, pero recuerda que cualquier tipo de limitación en términos de exigir un tiempo mínimo para la contratación los expulsa de las calles. 

Entretanto, tanto Uber y Cabify tienen su actividad limitada en ambas ciudades. No se pueden reservar vehículos en ninguna de ellas, y se han enviado emails a los clientes recordando que su actividad se puede ver limitada. Una advertencia ante la posibilidad (como ha ocurrido en Barcelona) de que se produzcan cortes de calles. 

Durante el pasado fin de semana se han producido numerosos incidentes entre taxistas y conductores de VTC. En Barcelona más de medio centenar de vehículos fueron agredidos, y en Madrid dos taxistas fueron detenidos tras cerrar a un vehículo de Uber en la A2.