Un cartel de venta en una vivienda, en una imagen de archivo.

Un cartel de venta en una vivienda, en una imagen de archivo. EFE

Empresas INMOBILIARIA

El precio de la vivienda nueva se fatiga: sube 'sólo' un 5,4% en 2018

El precio de la vivienda nueva sigue subiendo, pero ya hay señales de que no va a hacerlo tanto durante este 2019. Una realidad que, sobre todo, va a notarse en las grandes capitales españolas. De hecho, aunque el precio ha aumentado un 5,4% durante el último año, los "síntomas de fatiga" son cada vez más evidentes en ciudades como Madrid o Barcelona. 

Esta es una de las conclusiones que se extrae del Informe de Tendencias de Vivienda Nueva del Sector Inmobiliario, elaborado por Sociedad de Tasación (ST). Según los datos del estudio, el precio medio nacional en el conjunto de las capitales de provincia se ha situado en 2018 en 2.348 euros por metro cuadrado; es decir, que una vivienda de tipo medio de 90 metros cuadrados alcanza un precio aproximado de 211.300 euros. La previsión es que los precios sigan creciendo, continuando con la tendencia que inició el sector hace tres años, pero lo hará a un ritmo más moderado. Si atendemos a la variación desde junio, el aumento se queda en el 2,8%.

Pero, ¿por qué? "Hay varias posibilidades; una es que el mercado haya alcanzado su techo, otra que el poder adquisitivo de la gente no es ilimitado", explica César Hernández, director de análisis de mercado de ST, a este periódico.

Para este experto, los casos de Madrid y Barcelona son paradigmáticos. En estas ciudades, apunta, los síntomas de fatiga son evidentes, porque "es muy difícil que se lleguen a comprar" las viviendas a estos precios.

Informe de tendencias de vivienda nueva.

Informe de tendencias de vivienda nueva. Sociedad de Tasación

Un crecimiento en los precios que, a diferencia de lo ocurrido antes de la explosión de la burbuja de 2008, ocurre de forma distinta en cada ciudad. Así, los precios crecen de forma más abultada en las ciudades con más habitantes (un 3,3% en las de más de 100.000), pero lo hacen de forma más tímida en las ciudades pequeñas (aumentan un 2,5% en las de 25.000 habitantes o un 1,9% en las de menos de 25.000).

Por eso, y a pesar del aumento de los precios, los expertos del sector inmobiliario están tranquilos. "De momento, funcionan de forma paralela al crecimiento de la economía y, además, lo hacen de forma desigual según los lugares", apunta Hernández. Es decir, que se puede descartar que estemos asistiendo al inicio de una nueva burbuja en el sector. 

Menos vivienda de la que se necesita

Según los datos de Fomento, el nivel de producción de vivienda nueva durante los primeros nueve meses del año pasado creció casi un 17% respecto al año anterior. No obstante, se mantiene por debajo del nivel que se considera "adecuado" a las necesidades de la población y que se cifra en el entorno de las 150.000 viviendas anuales. 

Para los expertos de Sociedad de Tasación, si se mantienen las condiciones macroeconómicas actuales es "poco probable" que se invierta el ciclo alcista de precios iniciado hace casi dos años. No obstante, reseñan, la pendiente de crecimiento "se suavizara" en relación con periodos anteriores.