Borja de la Cierva, CEO de Dia.

Borja de la Cierva, CEO de Dia.

Empresas DISTRIBUCIÓN

Las cinco condiciones que la banca ha puesto a Dia para su refinanciación

El año comienza un poco más tranquilo de lo que terminó el 2018 para Dia. La cadena de supermercados lograba sobre la campana del 31 de diciembre que todos los bancos se sumaran al acuerdo de refinanciación de su deuda. En total ha logrado cerca de 896 millones de euros que le darán oxígeno hasta el próximo mes de mayo. 

De hecho, ésa es la primera condición que le han puesto las entidades financieras: ampliar capital por, al menos, 600 millones de euros en un proceso que otorgue derechos de suscripción preferente para sus accionistas. Una cantidad que debería servir para revertir la situación de patrimonio neto negativo en la que se encuentra inmersa, y que la sitúa a un paso del concurso una vez que cierre el ejercicio 2018. 

No es la única condición. BBVA, Caixabank, Bank of Tokyo-Mitsubishi, Barclays, BNP Paribas, Commerzbank, ING, JP Morgan, Société Générale, Deutsche Bank y Mediobanca son los principales acreedores. Así que para desbloquear esos 896 millones de euros en líneas de confirming, factoring y créditos bilaterales, han optado por exigir que Dia no pueda distribuir dividendo a sus accionistas. 

La venta de parte del negocio

“Cabe destacar un pacto de no distribución de dividendos a sus accionistas sin el consentimiento de las entidades financieras [...] en tanto no se haya amortizado la totalidad de su deuda actual con las mismas”, reza el comunicado remitido a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV). Una decisión que ya se había adoptado el pasado mes de octubre cuando los supermercados lanzaban al mercado el profit warning que desencadenó la gran tormenta

Otro paso anunciado, y que se ha revelado como una exigencia de los bancos, es la decisión de vender la cadena de perfumerías Clarel y el modelo de Cash&Carry, Max Descuento. Se trata de “activos que no forman parte de su negocio principal” y por los que confía obtener cerca de 175 millones de euros. 

En línea con acuerdos similares al que ha alcanzado Dia con la banca acreedora, en las próximas semanas la cadena tendrá que presentar garantías hipotecarias sobre distintos activos. Tanto de naturaleza mobiliaria como inmobiliaria.

Por último, el consejo de administración de la cadena de supermercados tiene las manos atadas en cuanto a lo que puede y no puede hacer. “Se establecen obligaciones personales de hacer, no hacer y entregas de información habituales” que permiten a los bancos tener controlada la actividad de la compañía. El objetivo, explican fuentes conocedoras de este tipo de acuerdos, es evitar que los dirigentes puedan adoptar decisiones que puedan perjudicar la recuperación del dinero prestado. 

El papel de LetterOne

Unas condiciones que tendrá que gestionar el flamante consejero delegado de Dia, Borja de la Cierva, quien ha confesado recientemente que tiene intención de quedarse mucho tiempo en el cargo. Su futuro dependerá, además, del plan estratégico que presente al mercado en las próximas semanas, así como de la capacidad que tenga para atraer a los inversores a la futura ampliación de capital. 

Ahí jugará un papel esencial también el fondo LetterOne (accionista mayoritario con el 29%) que controla el magnate Mikhail Fridman. Por el momento no ha movido ficha, y habrá que estudiar el papel que quiere jugar en la futura ampliación de capital; sobre todo porque nacerá con derechos de suscripción preferente para los actuales accionistas. 

Hasta el momento LetterOne siempre se ha mostrado favorable a apostar por la compañía; sin embargo, y a la espera de conocer la letra pequeña de la ampliación, las cosas ahora podrían ser diferentes. Al fondo no le han gustado los últimos movimientos de la cadena de supermercados. Muestra de ello es la dimisión de todos sus representantes en el consejo de la firma y su petición (casi exigencia) de mayores cambios en el plan de futuro de la empresa. 

El valor en Bolsa

El precio al que se lance la ampliación será esencial para determinar el papel que quiere adquirir LetterOne. Tendrá que decidir mantener su posición, diluirse o ampliarla -en cuyo caso tendría que lanzar una OPA por el 100% de la empresa. A la espera de que se conozca la cifra en el mercado, ya hay analistas que hablan de que podría estar en el entorno del precio nominal de las acciones: 0,10 euros por título de la empresa. 

La cifra de diez céntimos está alejada de los precios a los que cotizan sus títulos en el mercado en este momento. Las acciones de Dia en Bolsa vivieron en la jornada de este miércoles (la primera del año) un buen día con un repunte del 5% hasta los 0,48 euros por acción.