Raúl González, CEO de la región EMEA del Grupo Barceló.

Raúl González, CEO de la región EMEA del Grupo Barceló.

Empresas

El impacto de las divisas en la división hotelera lastra las cuentas de Barceló

Noticias relacionadas

En enero de este año, el Grupo Barceló desveló las primeras cifras de 2017 y definió el ejercicio como "excelente". Y así fue en lo que respecta al conjunto de todas las divisiones del grupo. La cifra de negocio aumentó un 40% hasta los 4.313 millones y el beneficio neto casi duplica el del ejercicio anterior, con 243 millones. Sin embargo, esos buenos resultados no se han contagiado a los de su división hotelera.

Barceló Hotels ha protagonizado el peor resultado del grupo en 2017. Según el depósito de cuentas anuales, registrado en el portal Informa, los beneficios de la compañía se desplomaron casi un 30% hasta los 6,29 millones de euros ocasionado por el aumento de los resultados financieros hasta los 29,05 millones de euros negativos. Esta situación tiene su origen en dos factores: las diferencias de cambio y el gasto financiero. 

El resultado financiero de la división hotelera se ha visto perjudicado por el cambio de divisas, que ha pasado de un positivo de 3,46 millones en 2016 a un negativo de 10,62 millones al año siguiente. Esto contrasta con los buenos datos de  ocupación y la rentabilidad por habitación (Revpar), que han aumentado en todos los mercados en los que opera el grupo. Según se desprende de la memoria anual de 2017, la ocupación en España, Europa y Norte de África ha experimentado un ligero crecimiento desde el 73,9% de 2016 al 74,3% de 2017 y el Revpar ha sido de 101,9 dólares frente los 96,9 dólares del año anterior. 

En el territorio americano ha seguido un comportamiento similar. En Estados Unidos, el país donde el grupo concentra un mayor número de habitaciones, la ocupación en los hoteles Barceló ha pasado del 74,3% en 2016 al 75,2% de 2017 y el Revpar ha aumentado en casi dos dólares (desde los 121,8 dólares de 2016 a los 123,3 dólares del año siguiente). Pero donde más ha crecido ha sido en América Latina ya que la ocupación ha pasado del 68,6% al 74,3% y el Revpar de 143,7 dólares a los 152,2 dólares de cierre del ejercicio. 

Respecto a los gastos financieros, han aumentado un 15% hasta los 18,42 millones de euros, si bien es cierto que la mayoría de intereses vienen generados por deudas con empresas del grupo, que asciende a 650 millones de euros. 

Todo ello contrasta con la elevada cifra de negocio que ha registrado la división en el año, que ha aumentado cerca de un 26% hasta los 30,6 millones.

Pese al impacto de las divisas, algo ajeno al grupo, fuentes cercanas a la compañía explican a EL ESPAÑOL que están satisfechos con el ejercicio cerrado en 2017. Incluso, aseguran, que tienen buenas expectativas de cara al cierre de 2018 que ahora termina. 

Cómo está Barceló Hotels

El estado de la división hotelera del Grupo Barceló supone una de cal y otra de arena. El portal Informa señala que la situación financiera de la compañía es "muy desfavorable" y que su evolución ha sido “negativa”. Por su parte, la capacidad de la empresa para convertir las ventas en recursos líquidos se sitúa por debajo de la de su competencia, al igual que la capacidad de hacerlo a partir del uso de sus activos. 

Aun así, el EBIT de la sociedad tiene una capacidad normal para hacer frente a los costes de la financiación externa y el conjunto de deudas exigibles a largo plazo se sitúa por debajo de las demás empresas del sector. Eso sí, la capacidad para generar efectivo a partir de sus actividades ordinarias y hacer frente a las deudas a corto plazo es baja.