LG aprovecha el fin del 'impuesto al sol' para vender placas solares en España

LG aprovecha el fin del 'impuesto al sol' para vender placas solares en España

Empresas

LG aprovecha el fin del 'impuesto al sol' para vender placas solares en España

La compañía coreana pone en marcha una división que venderá directamente a los instaladores profesionales y no al gran público.

El coloso coreano de la electrónica LG anunció durante su tradicional festividad navideña la creación de una división dedicada a la venta de placas solares, que dirigirá el veterano directivo Francisco Ramírez.

Consultada por EL ESPAÑOL, la compañía subrayó que se trata de un esfuerzo exploratorio que contará inicialmente con un pequeño grupo de profesionales para explorar las posibilidades del mercado, algo menos de media docena. 

En todo caso, la compañía considera que la clave está en una tecnología que hasta ahora ha tenido poca implantación en España. Ramírez destacó la experiencia acumulada con la gama NeON, que dispone de tecnologías como los módulos de dos caras que permiten absorber energía tanto del cielo como la que se refleja en el suelo. Este tipo de tecnologías supone aumentar la eficiencia energética de los módulos en entre un 5 y un 30%, en función del tipo de superficie.

LG Solar Energy puso en marcha su primer parque solar de 14 MW en Taean (Corea) y cuenta con su propio sistema de gestión de la energía, que integra la producción, el almacenamiento y el control de la energía solar.

A través de instalador

La compañía subrayó a este diario que su intención no es vender directamente a los usuarios, como pretende Ikea, sino que contará con el canal e instaladores especializados. Para la compañía, en un momento de despegue de una tecnología puede suponer problemas la proliferación de instalaciones que puedan presentar algún problema.

Para el directivo, hay una enorme compatibilidad entre el negocio de los módulos solares y el de la aerotermia, una tecnología que usa la energía del aire para climatizar los espacios. Bombas de calor de última generación diseñadas para aportar refrigeración en verano, calefacción en invierno y agua caliente todo el año.

Estos sistemas no sólo tienen un mantenimiento casi nulo, sino que es compatible totalmente con la energía fotovoltaica y puede llevar a ahorros del 90% en la factura de climatización.