La tribuna

La libertad sobre la venta de entradas, en riesgo: este es el modelo que merecen los fans

El autor se posiciona sobre la consulta pública impulsada por el Ministerio de Cultura para establecer una regulación de la industria de la venta de entradas. En su opinión, están en riesgo los derechos de los consumidores.

Adquirir una entrada para los conciertos más esperados del año se ha convertido en una auténtica carrera de obstáculos para los fans, que tienen que ser los más rápidos pinchando en el botón de compra hasta un año antes de que el evento tenga lugar. Y si tienen éxito, no siempre tienen la seguridad de poder regalar, transferir o revender su entrada en el caso hipotético de que finalmente no puedan asistir al evento.

La frustración que genera esta situación para los miles de fans que ven cómo las entradas se agotan a los pocos minutos de iniciarse la venta oficial ha sido el principal motivo por el que el Ministerio de Cultura impulsó una consulta pública para establecer una regulación de la industria de la venta de entradas. Como el mayor marketplace de entradas del mundo, apoyamos por completo esta decisión y hemos participado activamente en el proceso de consulta.

Las propuestas presentadas por la Conferencia Sectorial responsable de este análisis tienen como objetivo abordar los desafíos clave de la industria. Parece haber un consenso en torno a la necesidad de prohibir el uso de bots para evitar que las entradas sean adquiridas a través de estas potentes aplicaciones software que limitan la disponibilidad de entradas para el público en general. También estamos de acuerdo en la necesidad de una legislación que promueva una mayor transparencia para los fans, quienes deben tener toda la información en sus manos cuando toman una decisión de compra.

¿Menos libertad?

Entre las propuestas para hacer que los eventos en vivo sean una mejor experiencia para los fans, se encuentra la introducción de entradas nominativas. El argumento detrás de esta restricción es que aumenta la seguridad y garantiza la capacidad de identificar al titular de la entrada. Creemos que una restricción de este tipo, lejos de velar por la seguridad, solo llevaría a una posición de mercado dominante para unos pocos actores, eliminando el derecho de los consumidores a poder elegir y destruyendo a la libre competencia. Seamos realistas: limitar la libertad de los fans para transferir o regalar un bien que han comprado significa otra restricción más para los consumidores. El único que sale perdiendo es el fan.

Las entradas nominativas solo llevarían a una posición dominante para unos pocos actores, eliminando el derecho de los consumidores a poder elegir y destruyendo la libre competencia 

Propuestas similares en términos de regulación ni siquiera se considerarían en otras industrias, al limitar significativamente los derechos de los consumidores. Si compro un libro o un cuadro, nadie puede restringir mi derecho a regalarlo o revenderlo, según lo crea conveniente. 

Otro foco es alrededor de la introducción de restricciones a la reventa de entradas a un precio superior al original. Los que están en contra de esta limitación de precios argumentan que se corre el riesgo de llevar la oferta al mercado negro. Esto significaría cero garantías y protección para los consumidores - elementos que los marketplace como StubHub han introducido con éxito-. De hecho, nuestros datos demuestran que el 50% de las entradas que se venden a través de nuestras plataformas a nivel global tienen un precio por debajo o igual al valor inicial. Vemos que, para shows con elevada demanda y disponibilidad de entradas escasa, la tendencia de los precios suele ser al alza. En caso de eventos con menor demanda y oferta variada, el valor fluctúa a la baja. 

A por un entorno seguro

En 2018, en torno al 40% de los usuarios internacionales de StubHub han buscado y/o comprado entradas durante los cuatro días previos al evento y alrededor del 25% de las entradas vendidas en StubHub para eventos en España se han comprado a última hora. Esto demuestra que los consumidores quieren decidir de manera flexible y, a veces, al último momento asistir a un evento deportivo o musical en vivo. La base para que puedan hacerlo es un marco legal que permita comprar y vender en un entorno online seguro en el marketplace de elección del consumidor. 

Según nuestros datos, el 50% de las entradas que se venden a través de nuestras plataformas tienen un precio por debajo o igual al valor inicial

Quisiera concluir destacando el valor estratégico de la industria del entretenimiento para España, tanto desde el punto de vista cultural como económico. España ha estado durante muchos años en el punto de mira de las giras internacionales de música más importantes, es un foco de festivales y tiene espacio para un número creciente de eventos musicales de artistas internacionales y locales.Tenemos la suerte de ser el destino elegido para algunos de los eventos deportivos más importantes del mundo. Esto se traduce en un mayor acceso a la cultura y al deporte para los propios ciudadanos del país, así como en un crecimiento del turismo internacional que, en última instancia, es uno de los principales motores de crecimiento de nuestra economía. 

En lo que va de año, el 60% de las entradas adquiridas en StubHub para eventos que han tenido lugar en España proceden de fans que residen en otro país. Qué duda cabe que la variedad de oferta y la facilidad para adquirir entradas para un espectáculo en el idioma y moneda local es un aliciente más para aquellos que nos visitan, sumado a la posibilidad de comprar muy cerca de la fecha del evento, una vez confirmado el viaje. Una regulación que promueva una mayor disponibilidad de entradas a la venta en todo momento y proporcione un marco de seguridad en las transacciones, contribuirá a posicionar a España como un destino atractivo para los turistas que buscan más que sol y playa.

Por lo tanto, deseamos aprovechar esta oportunidad para invitar a los reguladores a desarrollar una legislación sobre la transferibilidad de las entradas a eventos en vivo, a que tengan en cuenta la contribución que nuestra industria hace a la sociedad en su conjunto y a que opten por un modelo abierto, flexible y transparente que promueva la libertad de los consumidores para tomar sus propias decisiones.

*** Andrés San José Gutierrez lleva trabajando más de 15 años en la internacionalización de empresas digitales y actualmente es Country Manager de España en StubHub y profesor visitante en IE Business School. Previamente Andrés trabajó como Regional Manager para América Latina en StubHub International. Antes de unirse a la empresa trabajó en Ticketea como Head of International Business Development and New Business y en CTS Eventim como Head of International Business Development.

Ahora en portada

Blog del Suscriptor
Javier Piedrahita, editor, fundador y director general de MarketingDirecto.

Javier Piedrahita (MarketingDirecto): nuestra receta está en probar cosas nuevas

Siguiente