Deloitte factura un 7,1% más en su año fiscal, hasta 32.637 millones

Deloitte factura un 7,1% más en su año fiscal, hasta 32.637 millones

Empresas

Deloitte ha despedido a 20 socios del Reino Unido por comportamiento inapropiado

Noticias relacionadas

Deloitte ha despedido a 20 socios del Reino Unido en los últimos cuatro años por una serie de comportamientos inapropiados, entre los que se incluyen bullying y acoso sexual, según ha comunicado el director ejecutivo del grupo, David Sproul al Financial Times. 

"Desafortunadamente, una serie de compañeros han sido despedidos por comportamiento inapropiado, ya sea de naturaleza sexual o de intimidación. Me gustaría decir que no hubo ninguno, pero los hay", explicó Sproul. 

Deloitte es la primera de las cuatro grandes firmas contables en revelar el alcance de los despidos por conducta inapropiada en sus rangos principales. Una medida que tuvo su origen cuando el movimiento #MeToo expuso el acoso sexual generalizado por las mujeres en el trabajo. Sin embargo, su política contra el acoso y la discriminación viene de antes.

Según Sproul, la empresa introdujo varias iniciativas antes del movimiento #MeToo, entre las que se incluyen el "respeto e inclusión" para todo el personal, líneas de ayuda que permiten a los empleados reportar problemas de forma anónima y un vídeo donde los empleados explicaron por qué una situación les hizo sentir incómodos". 

Pero la firma no solo actúa cuando se produce acoso entre sus empleados, también aplica una política de tolerancia cero a los clientes que se han comportado de manera inadecuada con sus trabajadores. 

Cambiar el puesto

Una de las cosas que suelen hacer las empresas cuando ocurre un caso de acoso o discriminación es cambiar a la persona de puesto trabajo. Una forma de actuar que, según Sproul, no tiene sentido porque aunque se aparte a la víctima existe el riesgo de que la persona implicada "haga exactamente lo mismo con otra mujer". 

Asimismo, el director ejecutivo insta a otras empresas del sector a abordar el mal comportamiento de los clientes en lugar de mover a sus propios empleados. "Para aquellos que piensan que la respuesta correcta es simplemente alejar a la mujer, esa la respuesta incorrecta".

Por su parte, las otras grandes consultoras (KPMG, EY y PwC) se negaron a decir cuantos socios habían despedido por un comportamiento inapropiado. 

Sin embargo, KPMG afirma que han empezado a recopilar esas cifras recientemente. Anna Purchas, jefa de personal de Reino Unido de la firma, dijo que realizó una revisión de sus políticas sobre el acoso sexual en respuesta al movimiento #MeToo y una campaña interna para resaltar que "la firma se toma este tema muy en serio y asegurarse de que haya claridad absoluta sobre estándares de comportamiento aceptables". 

También está comprometido EY y afirmó que "la firma se toma muy en serio cualquier acusación de acoso en el trabajo".