David Magerman, en una captura de un vídeo de The Kohelet Foundation.

David Magerman, en una captura de un vídeo de The Kohelet Foundation.

Empresas OBSERVATORIO DIGITAL

David Magerman, el mecenas antiFacebook que boicotea a Zuckerberg

Tiene 50 años, acaba de cambiar de empleo y se dedica a invertir en start-ups tecnológicas y de análisis de datos. David Magerman le ha declarado la guerra a Facebook por el “peligroso” uso de los datos que lleva a cabo la red social creada por Mark Zuckerberg.

Magerman se ha convertido en un verdadero mecenas al destinar más de 400.000 dólares (352.842 euros) a Freedom from Facebook (FFF). Se trata de una “campaña mediática”, en palabras de Magerman, que tiene como objetivo hacer presión sobre la Comisión Federal de Comercio estadounidense para que exija a Facebook mayor transparencia.

“Facebook decide de forma unilateral las noticias que ven miles de millones de personas alrededor del mundo. Compra o lleva a la quiebra a competidores potenciales para proteger su monopolio, matando la innovación y la capacidad de elección”, critica la organización. Y es que más allá del uso de los datos, la campaña busca luchar contra el monopolio de la comunicación que, consideran, tiene Facebook, al haber comprado otras redes sociales y también WhatsApp.

En cuanto a los datos, FFF señala que la red social “registra la mayoría de sitios que visitamos en la web y a través de nuestros móviles, incluso a dónde vamos en la vida real. Usa datos personales para saber cómo hacernos adictos, a nosotros y a nuestros hijos, a sus servicios. Y después, Facebook ofrece todo sobre nosotros a sus clientes reales, cualquiera que esté dispuesto a pagar para convencernos de comprar, hacer o creer en algo”. El escándalo de Cambridge Analytica y el proceso que investiga el parlamento británico no han ayudado al CEO de Facebook, Mark Zuckerberg, a recuperar la confianza de sus usuarios.

Origen

Freedom from Facebook lleva meses boicoteando a la red social. Una de sus acciones tuvo lugar en julio, cuando representantes de Facebook, Twitter y Youtube tuvieron que declarar ante el Congreso de Estados Unidos. Durante la sesión, varios activistas levantaron carteles detrás de Sheryl Sandberg, mano derecha de Zuckerberg, en los que aparecían la misma las caras de Sandberg y también del CEO con cuerpos de pulpos que trataban de atrapar al mundo.

Tras las noticias sobre la injerencia rusa en las elecciones presidenciales de EE.UU. en 2016, Facebook contrató a Definers Public Affairs, una consultora de comunicación que tenía la misión de limpiar la imagen de Zuckerberg y compañía. La estrategia de contraataque de Definers pasó por investigar la relación de George Soros, magnate que aseguró que las tecnológicas “tenían los días contados”, y el boicot a Facebook.

La misión de Definers pasó por relacionar a Soros con la financiación de Freedom for Facebook, según publicó The New York Times. Tras la publicación del artículo del periódico estadounidense, la red social envió un comunicado anunciando que la relación de Facebook y Definers había terminado.

Millonario, judío y antiTrump

Tras la polémica sobre la investigación de Facebook sobre Soros, Magerman confirmó a Axios que había financiado la campaña de Freedom from Facebook. El mecenas señaló que fue el primer inversor de la campaña.

David Magerman, ingeniero de formación, trabajó durante 20 años en el fondo de inversión Renaissence Technologies donde amasó su fortuna. Sin embargo, la llegada de Donald Trump al escenario político causó la salida de Magerman de Renaissence y una denuncia del mecenas a Robert Mercer, co-CEO del fondo de inversión tecnológico.

Magerman criticó públicamente la postura política de su responsable, apoyo de Trump y de Steve Bannon, y la historia terminó en despido. El mecenas denunció a su exjefe por el despido y por declaraciones racistas.

Además de financiar la campaña contra Facebook, Magerman está muy comprometido con la comunidad judía. Tanto es así que fundó la Kohelet Foundation, una fundación que da apoyo a familias judías en Philadelphia y varios negocios de restauración Kosher.

“Educar al público”

David Magerman, conocedor del mundo tecnológico, decidió participar económicamente en la campaña de Freedom from Facebook para “educar al público” sobre los riesgos de la red social. En este sentido, el mecenas explicó a Axios que su “objetivo era convencer a la gente de que Facebook no es gratis, tiene un precio muy alto para sus usuarios y este es el uso de sus datos privados. Creo que los usuarios no entienden la transacción”.

“Combinando la red social, la distribución de noticias, la publicidad, el comercio y la red de contactos profesionales y políticos (Facebook) fuerza a la gente a participar en su plataforma, incluso si solo quieren una de sus ofertas”, criticó Magerman.

Mark Zuckerberg tiene ante sí un reto difícil si quiere que Facebook siga funcionando como hasta ahora: convencer a la opinión pública. Los lobbies como FFF y los escándalos que han acompañado a la red social en los últimos meses no se lo están poniendo fácil.