Marcelo y Benzema trabajan en Valdebebas

Marcelo y Benzema trabajan en Valdebebas

Empresas TELECOMUNICACIONES

El fútbol y la guerra de tarifas frenan el despliegue comercial del 5G en España

Noticias relacionadas

El 5G es el gran perdedor de la guerra comercial librada por las operadoras en los últimos cuatro meses. Los recursos de las telecos son limitados, como se ha vuelto a constatar tras los resultados trimestrales presentados en las últimas semanas. Se confirma así la tesis -planteada por los propios operadores- de que es inviable afrontar el desarrollo comercial de esta nueva tecnología antes del año 2020, 2021-2022 según otras fuentes del sector.

En contra del 5G juega la gran cantidad de recursos que han destinado las operadoras para intentar retener clientes en una lucha que amenaza con seguir en los próximos meses. Una batalla que va de la mano de la fuerte inversión que tendrán que abordar en contenidos como el fútbol, además de películas y series para mantener por todo lo alto sus ofertas de televisión, las grandes apuestas de las telecos para los próximos años.

Esto, sin contar con la inversión que deberán seguir realizando para mantener sus redes de 4G y de fibra óptica, la clave para seguir con la expansión de la televisión y los multidispositivos.

Costes del fútbol

El principal coste del fútbol lo tendrá que pagar Telefónica, que ha invertido 2.940 millones por La Liga en las próximas tres temporadas y 1.080 millones por la Champions League. El propio consejero delegado de la compañía, Ángel Vilá reconoció que el primer impacto del fútbol se incluirá en las cuentas de la teleco este trimestre. Pese a ello, Vilá advirtió que el aumento de ingresos por la mayor llegada de clientes y del ARPU, además de algunas racionalizaciones de costes, mantendrían los márgenes en España.

Por otro lado, el ciclo de derechos que ha comprado Telefónica expira en mayo de 2022, coincidiendo con el ciclo inversor del despliegue de 5G. Sería además dos años después de que en España se liberen las frecuencias de 700 Mhz de las televisiones, las que permitirán este despliegue comercial. Con este panorama, no parece muy conveniente lanzarse a construir una gran red de 5G, sin antes terminar de amortizar los costes del fútbol. 

En el caso de Orange, la operadora reconoció tras la presentación de sus resultados que asumirá el 20% del coste de la Champions y de El Partidazo esta temporada, unos 211 millones si se incluye La Liga. Unas cifras que se calculan tras la retirada paulatina de Vodafone del negocio de los derechos del fútbol. 

Costes de la guerra comercial

La teleco también ha presentado un retroceso de sus ingresos, con un frenazo en el segmento minorista que se situó en 973 millones de euros, frente a los 976 millones de hace un año, un estancamiento generado también por la guerra del fútbol. Orange también se verá impactada por el nuevo ciclo del fútbol, ya que en principio se han comprometido con Liga y Champions por tres temporadas. Por ello, parece difícil que quiera invertir en 5G de manera inmediata.

Vodafone es el único de los tres que se ha negado a seguir con el fútbol, pero ha sufrido un duro impacto por la guerra comercial en sus cuentas trimestrales. Las cifras conocidas la semana pasada indican que redujo su Ebitda un 27% durante el último semestre, lastrado por la pérdida de clientes y los costes en promociones que han reducido sus ingresos en un 3,2%. 

En estos mismos resultados conocimos que su matriz decidió provisionar 2.900 millones de euros en España por el deterioro del negocio en nuestro país. Según explicó la compañía en sus cuentas semestrales (año fiscal británico), realizó esta rebaja de sus activos españoles por "las difíciles condiciones comerciales y económicas actuales".

Inversión en fibra óptica

Después de analizar todos los escenarios la teleco ha previsto que "los flujos de efectivo proyectados sean menores" y esto ha llevado a un cargo por deterioro contabilizado en los resultados presentados este martes. Con este escenario, su CEO Antonio Coimbra explicó que a partir de mayo del próximo año comiencen a mejorar sus resultados, ya sin el coste del fútbol. Un panorama que tampoco invita a invertir en el 5G en los próximos años.

Y es que en todas las conversaciones privadas, los directivos españoles del sector indican que no tiene sentido a lanzarse a inversiones millonarias, sin tener claridad respecto de los casos de usos y de la rentabilidad de los proyectos. Incluso, advierten que todavía deben estar pagando la inversión para expandir el 4G y costeando la red de fibra óptica, la más extensa de Europa.

Mientras en España seguimos con este debate y a la espera de la subasta de 700 Mhz, la que permitirá el despliegue comercial, un reciente informe de Moody’s indicó que no esperaban un despliegue comercial de 5G hasta 2020 en Europa, aproximadamente dos años más tarde que en Estados Unidos y Asia. Esto significa que el desarrollo de esta tecnología comenzará en nuestro continente con 24 meses de retraso. Un negativo punto de partida.