Sede de Euskaltel, en na imagen de archivo.

Sede de Euskaltel, en na imagen de archivo.

Empresas TELECOMUNICACIONES

Alarma en las ‘telecos’: temen que Euskaltel sea el nuevo MásMóvil y reviente el mercado

Noticias relacionadas

Las cosas se mueven en el mercado de las telecomunicaciones en España, y lo hacen más allá de la guerra del fútbol que han librado los tres grandes: Telefónica, Orange y Vodafone. El pasado 19 de octubre Zegona anunció una OPV parcial para convertirse en el principal accionista de grupo Euskatel, la compañía que agrupa a las principales operadoras del norte de España, Euskaltel, R y Telecable.

Un movimiento que en el sector se ve como el comienzo de un plan de expansión de la operadora vasca en toda España, mediante el que -con nuevos gestores- la teleco apueste fuerte por convertirse el quinto operador gracias a una agresiva estrategia de crecimiento al más puro estilo de MásMóvil, reventando los precios y ganando cuota de mercado de manera vertiginosa.

Un nuevo escenario que, según las fuentes consultadas, sería muy dañino para un sector que ya está teniendo muchos problemas para mantener sus clientes y sus ingresos, tras la dura guerra comercial del verano, la compra el fútbol y con las inversiones del 5G a la vuelta de la esquina.

¿Zegona quiere la gestión de Euskaltel?

De esta manera, cuando se complete la OPV, Zegona se quedaría con el 29% y por encima del actual accionista de control Kutxabank. Esto les situaría además al margen de una Opa para hacerse con el control de la teleco. Zegona cada vez oculta menos su interés por hacerse con la gestión de la operadora, criticando constantemente sus poco ambiciosos planes de expansión y su gestión.

Fuentes del sector consultadas por este diario indican que si el objetivo final es expandirse en España, lo que hay que hacer es situar a la cabeza de la compañía a un ejecutivo de su confianza y fuera del perímetro de los actuales gestores, fuertemente marcados por las presiones de la clase política y empresarial vasca. Una estrategia que podría consolidarse con la llegada de la marca Virgin a España -importada por -Zegona- un producto que lógicamente no está diseñado solamente para proveer a los clientes del norte.

De la mano de su presidente Alberto García-Erauzkin y su consejero delegado, Francisco Arteche, Euskaltel no tiene más ambición que consolidar sus posición como operadora de referencia del norte de España, algo que en Zegona ven como una expectativa limitada. De hecho, Zegona ha puesto sobre la mesa el nombre de José Miguel García como primer espada, tras su exitosa gestión de Jazztel.

Con MásMóvil en el espejo

Con García a Euskaltel solo le faltaría tener acceso a la red nacional con un acuerdo mayorista. Durante la primera parte de 2017, MásMóvil -en la misma tesitura que actualmente se encuentra Euskaltel- alquiló a Orange sus redes fijas, lo que fue el pistoletazo de salida para su gran crecimiento del último año y medio. En estos momentos, la compañía amarilla es el operador que más líneas fijas y móviles gana, gracias a sus precios bajos y servicios competitivos.

¿Podría pasar lo mismo con Euskaltel? En el mercado creen que sería un error alquilar a Euskaltel en las mismas condiciones que a MásMóvil, aunque no se descarta que alguno de los grandes -Movistar, Vodafone u Orange- les presten este servicio si finalmente se atreviera a dar el salto.

El problema que ven las telecos con las que ha hablado este diario, es que la operadora vasca se convierta en la nueva “bestia negra del sector”, una compañía que busque crecer rápidamente a base de ofertas poco rentables y aprovechándose de una red ajena.

La UE quiere cuatro operadores por país

Lo que sí está claro es que los actuales players no quieren un nuevo MásMóvil, ni menos un quinto operador en un mercado que ya está mostrando síntomas de agotamiento, al que cada vez le cuesta ganar más abonados y que sufre para mantener sus ingresos. Dependiendo de la operadora a la que se le pregunte hay mayor o menor temor: algunas dicen que “sería un serio inconveniente” que terminaría por erosionar un mercado que ya no aguanta más actores y otros ven problemas, pero apuntan a una autoregulación del sector.

¿Se engordaría Euskaltel para una futura venta? Esto ya es aventurarse demasiado en el tiempo, pero lo cierto es que la aparición de un quinto operador es una posibilidad que no gusta a ninguna teleco. Tanto Vodafone como Orange y Movistar en menor medida critican constantemente la regulación europea que alienta la existencia de cuatro operadores en condiciones en las que difícilmente el mercado podría resistir tres .

De hecho, mes a mes los datos indican que todo lo que gana MásMóvil lo quita a los tres grandes ya que su mejoría no se produce por el crecimiento natural de clientes. Un mercado maduro en el que más actores solo llegarían a comerse una parte del pastel que sigue siendo el mismo desde hace varias temporadas. ¿Cinco actores? De momento, son solo planes, un proyecto que, sin embargo, los grandes ven con preocupación.