Ana Botín, presidenta del Santander durante su discurso en el Santander International Banking Conference.

Ana Botín, presidenta del Santander durante su discurso en el Santander International Banking Conference.

Empresas

Botín pide "leyes neutrales" ante la irrupción de Facebook, Google o Amazon en el negocio bancario

La presidenta del Banco Santander, Ana Botín, ha pedido a los reguladores que adapten las leyes para que todas las empresas paguen impuestos de forma justa e igualitaria. A su juicio “hay un sector de la economía que no paga la parte que le corresponde” en impuestos. Una referencia a la situación que se vive con las grandes plataformas digitales como Facebook, Google o Amazon.

Esa situación se debe, según Botín, a que “hay leyes tributarias del Siglo XX para la era digital”, por lo que ha pedido a los Gobiernos y reguladores un esfuerzo para modernizar la legislación. “Necesitamos leyes y regulaciones neutrales que traten a las empresas de la misma forma cuando hagan el mismo negocio, con independencia del sector en el que se las pueda englobar”, ha sentenciado.

Con ese cambio se podría conseguir que todas las empresas “paguen impuestos en aquellos lugares donde generan negocio”, evitando así que puedan instalarse en paraísos fiscales desde donde facturar, porque el core productivo de esa compañía se puede hacer con una pequeña estructura local.

El ejemplo del PSD2 

Palabras de Ana Botín en la Conferencia Internacional de Banca que organiza el Santander, en donde ha explicado que la normativa se aplica “de forma asimétrica” en numerosas ocasiones. Como ejemplo ha puesto la normativa europea de pagos, PSD2 y que da acceso a plataformas de pago y agregadores financieros a los datos bancarios.

Esta situación permite que “las empresas no financieras tengan una ventaja competitiva frente a los bancos al poder mezclar datos financieros y no financieros”, ha sentenciado. Una situación que provoca una competencia desigual, pero también hace que los bancos pierdan el control de los datos y, por tanto, se exponga a la banca a una pérdida de confianza por parte del cliente si hay algún problema con ellos.

Botín se ha mostrado preocupada por el peso que empieza a tener algunas de las grandes plataformas digitales. “Son sistémicas y nuestras vidas colapsarían si cayeran”, ha dicho, por lo que es necesaria que haya una regulación clara que permita evitar problemas en el futuro.

Incluso ha puesto ejemplos de voces autorizadas que ya avisan de que la tecnología, mal utilizada, no servirá para democratizar la sociedad. Más bien al contrario, “centralizará” todavía más las cosas, alejando el objetivo de tener una sociedad inclusiva y justa, ha explicado.

De lo que se trata, en definitiva, es de lograr un marco de confianza entre empresas y consumidores en el que la competencia pueda efectuarse en las mismas condiciones. Todo ello en un entorno en el que las entidades financieras deben trabajar para adaptarse a la disrupción digital, algo que llevan años haciendo, ha dicho.

Vincular al cliente

“Algunos bancos se definen ahora como empresas tecnológicas, pero llevamos años siéndolo”, ha dicho la presidenta del Santander en referencia a los planteamientos de algunos de sus competidores.

Para Botín es necesario establecer un marco en el que la responsabilidad sea la cabeza visible de las actuación del sistema financiero. “Sencillo, personal y justo”, ha insistido, en referencia al planteamiento digital que realiza el Santander hacia sus clientes.

“Es la única forma de conseguir más vinculación por parte de los clientes”, ha dicho, que será la clave del negocio a futuro de las entidades financieras.

La presidenta del Santander no ha hecho mención a la sentencia del mercado hipotecario, algo a lo que sí ha hecho la ministra de Economía, Nadia Calviño, que ha acudido a la inauguración de la conferencia organizada por el banco. En ella ha insistido en que el Ejecutivo prepara ya una nueva Ley Hipotecaria que "garantizará la seguridad jurídica" para bancos y ciudadanos.