Oficinas bancarias en Cataluña en una imagen de archivo.

Oficinas bancarias en Cataluña en una imagen de archivo.

Empresas BANCA

La banca española aguanta el tipo en el peor escenario de los test de estrés

Arturo Criado Agencias

Los grandes bancos españoles han aprobado los test de estrés realizados por la Autoridad Bancaria Europea (EBA). Las cuatro entidades analizadas: Santander, BBVA, Caixabank y Sabadell, resisten en el escenario más estresado que han planteado las autoridades europeas. 

El Banco Santander es la entidad más solvente de todas en el escenario más estresado. Lograría una ratio de capital fully loaded del 9,2%, por delante de Caixabank, que se sitúa en el 9,11%; el BBVA con el 9,8% y el Sabadell que pasa el examen de forma más ajustada con un 7,5%.

Este escenario severo que han planteado las autoridades europeas contempla un panorama en el que la economía española vería caer el PIB hasta el  0,3 % en 2018, ahondaría en la recesión en 2019 con un retroceso del 1,5 %, para crecer un 1,1 % en 2020; tres ejercicios en los que el paro sería superior al 15 %.

Incurrirían en pérdidas

El examen que ha planteado la EBA conlleva que la banca española podría entrar en pérdidas en el peor escenario de todos. Es Sabadell el que peor resultado saca, dado que en 2018 el beneficio sería de -1.285 millones, de -136 millones en 2019 y de otros -210 millones en 2020. 

Las cifras del Sabadell se ven muy afectadas por la gran cantidad de ladrillo con la que se hizo durante la crisis al absorber la CAM; aunque hace escasas semanas que se ha deshecho de él (algo que no se ha tenido en cuenta en estos resultados). Tampoco le ha ayudado el hecho de que la filial británica TSB todavía no esté dando los resultados esperados y que haya dado grandes problemas de integración. 

Precisamente para mejorar sus ratios de capital, el Sabadell está negociando con Cerberus la venta de su filial Salvia, que le permitiría obtener dinero rápido y fácil con el que sumar puntos a sus ratios. 

Mejor le irían las cosas al resto de bancos. Es cierto que en 2018 (dado que el examen se plantea con datos de 2017) tanto BBVA, como Santander y Caixabank también tendrían pérdidas en caso de que las cosas se complicaran mucho, en los años posteriores volverían a los beneficios; aunque mucho más moderados que los que podrían obtener si las cosas fueran bien. 

Sabadell responde

Tras conocerse las pruebas de solvencia, el Banco Sabadell ha comunicado a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) que ya ha puesto remedio a esa elevada disminución del capital.

Según relata, la venta de su negocio en Estados Unidos y el ahorro de costes que ha llevado a cabo, su capital de máxima calidad se elevaría hasta el 8,39% en el peor escenario que ha planteado la EBA. Además, en la mejora del capital también influiría la subida de tipos que se prevé en el Reino Unido.

Este examen, al que se ha sometido toda la banca europea, refleja algo de lo que las autoridades europeas vienen alertando en los últimos meses. La necesidad de que las entidades españolas incrementen sus ratios de capital, ya que están por debajo de la media europea.

Los resultados publicados por la EBA ponen de relieve que la media de los 48 bancos analizados en el peor escenario es de una ratio de capital fully loaded del 10,1%; es decir, 1,2 puntos más que la media de los bancos españoles que se ven muy penalizados por el resultado obtenido por el Sabadell.

Se excluye Bankia de los test

En España se ha analizado a los cuatro principales bancos españoles, que cuentan con más de 30.000 millones de euros en activos. Queda fuera en esta ocasión Bankia, que pidió una dispensa por estar inmersa en el proceso de integración de BMN y consideraba que sus datos no iban a ser homogéneos. 

Según explica el Banco de España en una nota de prensa remitida al conocerse los resultados, "las entidades españolas muestran un grado de resistencia considerable". Según el regulador nacional "la caída media de los niveles de capital en el escenario adverso es menor a la observada en el conjunto de la muestra europea".

En cualquier caso, lo que sí parece claro es que todavía hay que mejorar porque los bancos españoles están de la mitad de la tabla para abajo. No sólo eso, es que también hay que tener en cuenta que en todos los casos sus directivos tendrían que asumir recortes de bonus al caer sus ratios de capital en caso de complicaciones. 

Así ha sido el ejercicio

La EBA ha analizado en total a 48 bancos a nivel europeo, que son considerados sistémicos. Hacía dos años que no se hacía un ejercicio como este, del que han quedado excluidos los bancos de Grecia y Portugal.

También ha quedado fuera el Banco Monte dei Paschi en Italia, que fue el único que suspendió las últimas pruebas. Sin embargo, la reducción de su tamaño ha hecho que haya dejado de ser considerado como de vital importancia para el sistema europeo por parte de la Autoridad Bancaria Europea y del Banco Central Europeo.

El alemán NRW.BANK encabeza la lista con un 33,96 % de capital de máxima calidad en un escenario adverso hasta 2020, mientras que el británico Barclays, con un 6,37 % y el italiano Banco BPM, con un 6.67 %, cierran el listado.

El objetivo de estos test es comprobar que, ante un comportamiento negativo de la economía europea (en general) y de las nacionales (en particular) la banca está correctamente capitalizada para evitar sustos como los que se vivieron en la pasada crisis.  

Así, las entidades (a criterio del mercado) aprueban el ejercicio en el escenario base con una ratio de capital de máxima solvencia (fully loaded) del 8%; en el escenario más estresado el capital no debe bajar del 5,5%. Si eso ocurre debe presentar un plan de recapitalización, y si bajara por debajo del 8% recibirá un aviso para que adopte medidas.

Así son las pruebas 

Las pruebas de estrés a las que han sido sometidos los bancos españoles se enmarcan en una prueba a nivel europea realizada por la Autoridad Bancaria Europea (EBA). En ella se establecen distintos escenarios a los que las entidades financieras deben responder.

El escenario base contempla que el PIB crecerá un 2,4% para España este año y un 2,1% en los dos próximos ejercicios. El marco más adverso, en contra, contempla una contracción del 0,3% este año; del 1,5% en 2019 y una subida del PIB del 1,1% en 2020. La tasa de paro en el escenario con peores perspectivas contempla una subida de cuatro puntos respecto a la tasa actual.

Si miramos el panorama a nivel europeo, el escenario contempla una desviación de un 8% hasta el año 2020 respecto a las previsiones del Banco Central Europeo. Es decir, que en 2019 la economía europea decrecería un 2,2%.

La tasa de paro aumentaría un 3,3% en 2020, la inflación llegaría al 1,9% y la caída de precios de la vivienda y locales comerciales sería del 19% y el 20%, respectivamente. Además, en estas pruebas se tiene en cuenta también la evolución de la deuda soberana, los diferenciales respecto a otros países y una elevada volatilidad de las divisas.