A la derecha, José Ignacio Goirigolzarri, presidente de Bankia, junto a José Sevilla, consejero delegado.

A la derecha, José Ignacio Goirigolzarri, presidente de Bankia, junto a José Sevilla, consejero delegado.

Empresas

Bankia se estanca y gana 744 millones de euros en los nueve primeros meses

Noticias relacionadas

El escenario de bajos tipos de interés está pasando factura a Bankia. El resultado de los nueve primeros meses se estanca y apenas sube un 0,6% hasta los 744 millones de euros. Una cifra que se logra gracias a la aceleración de las sinergias con la integración de BMN.

El margen de intereses se elevó a 1.542 millones, un 5,1% más que hasta septiembre de 2017, consecuencia de la integración de BMN, e impactado por las ventas de renta fija y las repreciaciones todavía a la baja de la cartera hipotecaria. A perímetro constante, es decir, incluyendo a BMN todo 2017, habría caído un 10%.

Aumentan las comisiones un 26% (3,1% si se hace comparación homogénea) hasta los 799 millones de euros. Buena evolución tanto en medios de pago, fondos de inversión y planes de pensiones.

Aumentan los gastos de explotación

Crece también el resultado por operaciones financieras hasta los 381 millones gracias a la materialización de plusvalías latentes derivadas de las ventas de renta fija para adelantarse a la previsible evolución de los tipos de interés. De esta forma, el margen bruto avanzó un 12,8%, hasta 2.706 millones. 

Los gastos de explotación crecieron un 21,8% consecuencia de la integración con BMN, pero en términos homogéneo cayeron un 2,9% en los nueve meses debido a la anticipación del ERE firmado tras la fusión, que se completará en noviembre.

Descienden los activos dudosos (cayeron en 1.755 millones de euros en nueve meses) como en el saldo de activos adjudicados (561 millones menos). Tras esa disminución de 2.316 millones en nueve meses (un 14%), los activos improductivos brutos (NPA) quedaron en 14.541 millones. El banco continúa así en el camino de cumplir su objetivo de rebajar en 2.900 millones esta rúbrica durante este ejercicio. 

El capital

El descenso acumulado de dudosos permitió reducir la tasa de morosidad en 1,1 puntos desde diciembre de 2017, hasta situarla en el 7,8%, con una ratio de cobertura del 54,8%.

En términos de solvencia, la entidad finalizó los nueve primeros meses con una ratio de capital ordinario (CET1) fully loaded (anticipando los futuros requerimientos de Basilea III que serán de aplicación en 2019) del 12,41%, sin incluir las plusvalías latentes de la cartera de deuda soberana, lo que supone un aumento de 46 puntos básicos con respecto al cierre de 2017.

El presidente de Bankia, José Ignacio Goirigolzarri, ha explicado que “el banco ha logrado incrementar los beneficios gracias a que hemos completado con éxito la fusión con BMN, el principal reto que teníamos al comienzo del ejercicio, y a que hemos aprovechado la oportunidad de hacer negocio en segmentos que habíamos tenido limitados en años anteriores, como la promoción inmobiliaria y los créditos a grandes empresas con acceso a los mercados”.

Más clientes

El consejero delegado, José Sevilla, ha destacado, además, que “el modelo de distribución del banco ya ha comenzado a dar sus frutos y ello está permitiendo elevar la base de clientes e incrementar el negocio en áreas rentables para el banco y de valor añadido para el cliente, como son los medios de pago, los fondos de inversión, los planes de pensiones, las hipotecas, el crédito al consumo y la financiación a empresas”.

Según Sevilla, los últimos tres meses volvieron a mostrar un mayor dinamismo comercial en la entidad, con cada vez mayor captación neta de clientes con ingresos domiciliados en el banco (105.000 en un año), lo que se traduce en un mayor uso de los servicios de la entidad y en unos mayores ingresos.