Un partido de Liga entre el Atlético de Madrid y el Villarreal en el último partido de Liga.

Un partido de Liga entre el Atlético de Madrid y el Villarreal en el último partido de Liga. Domenech Castelló Agencia EFE

Empresas TELECOMUNICACIONES

Los derechos del fútbol se llevan el 60% de los ingresos de televisión de las 'telecos'

Noticias relacionadas

¿Es rentable el fútbol para las operadoras? La pregunta lleva rondando el sector en los últimos tres años y ha dividido a las operadoras en la última subasta. Mientras que Telefónica y Orange siguen insistiendo en que se ha convertido en el principal elemento de dinamización de sus servicios convergentes, Vodafone sostiene que es un negocio que terminará por pasar factura y lastrar el desarrollo del sector.

Con los datos en la mano, se puede concluir que los derechos del fútbol se llevan buena parte de los ingresos del servicio de televisión de las telecos, lo que lo convierte en su coste más elevado y les deja con poco margen para la rentabilidad. Si además consideramos otros costes, técnicos y de contenidos, se puede deducir que estamos ante un negocio que por sí solo no ha reportado beneficios.

Las cifras trimestrales de la CNMC indican que entre entre el segundo semestre de 2015 y el primero de 2018 sus servicios de televisión han ingresado 5.670 millones de euros. Durante todo este periodo Vodafone, Orange Movistar y alguna cablera regional han tenido la Champions League y La Liga en sus parrillas.

Costes de la televisión de pago

Si consideramos que el anterior contrato del fútbol -que ha estado vigente con este mismo periodo- representó un coste de unos 3.450 millones de euros -2.650 por La Liga y otros 800 millones por la Champions-, vemos que los derechos del fútbol se quedan nada menos que con el 61% de todos los ingresos de televisión de las operadoras.

Este dato no incluye el coste de la producción de los partidos, que se ha tenido que pagar a Mediapro, dueño de los derechos durante este periodo. Ni tampoco todo el gasto técnico de producir una televisión de pago y, en el caso de Movistar, además invirtiendo en producción propia de series y programas.

Para calcular los costes totales, también se debe incluir el precio de series y películas extranjeras que compran las tres telecos para reforzar su apuesta de televisión, y lo que cuesta poner en el mercado descodificadores y la interfaz de sus ecosistemas de tele de pago.

El nuevo contrato llega a 4.000 millones

Sumando estos costes -de los que el fútbol representa el 60%- es difícil que la televisión de las operadoras sea rentable por sí sola. Y quizás lo sea menos con el nuevo contrato del fútbol que se elevará por encima de los 4.000 millones de euros, solo en derechos, elevando la factura hasta el 70% de los ingresos de la televisión de pago en los últimos tres años.

Vodafone es el único que ha renunciado a dar todo el fútbol esta temporada negándose a comprar la Champions League a Telefónica y no renovando La Liga para la temporada 2019-2020 en adelante. La compañía -con un gasto medio por temporada de 240 millones de euros cuando tuvo todo el fútbol- ha indicado que, juntando los ingresos de todos los clientes que contratan este paquete, no superaron los 200 millones de ingresos.

Las cifras de la CNMC indican que en los últimos tres años, Vodafone ha sumado 594 millones por facturación de su televisiónEn este sentido, su CEO Antonio Coimbra ha llegado a decir que, sin fútbol, ganaría dinero incluso si todos sus usuarios de fútbol abandonasen la compañía. Desde la teleco indican que a partir del primer trimestre del año próximo comenzarán a aliviar sus cuentas gracias a que se quitarán parte del gasto del fútbol.

El fútbol como eje de los convergentes

Un debate al que se ha sumado esta semana el CEO de Orange Laurent Paillassot, quien ha puesto buena parte de las esperanzas de crecimiento de su televisión en el fútbol. La operadora ha ganado 46.000 clientes de televisión entre julio y septiembre, impulsada por el nuevo contrato en que solo ellos y Movistar tienen todo el fútbol para las próximas tres temporadas.

Durante el anterior contrato se han triplicado sus clientes de televisión gracias a estos contenidos, tras pasar de 215.000 abonados en el tercer trimestre de 2015 hasta los 685.000 del tercer trimestre de 2018. Según la CNMC, entre el segundo trimestre de 2015 y el primero de 2018, Orange TV ingresó un acumulado de 194 millones de euros.

Respecto de los gastos, Paillassot indicó que actualmente asumen el 20% de los costes del fútbol -unos 211 millones de euros-  el 14% cuando los compartían con Vodafone, pero que esperan que los ingresos por estos nuevos abonados compensen el aumento de precio de estos contenidos.

Crecimiento de Telefónica

La postura de Telefónica es similar a la Orange. La operadora compró para los próximos tres años la Champions y La Liga a un coste de 4.000 millones de euros, a lo que hay que descontar los 211 millones que sufraga la operadora francesa. Movistar+ ingresó 4.766 millones por televisión en los últimos tres años, según la CNNC.

Movistar defiende que, con este nuevo contrato, el coste del fútbol se ha estabilizado y que estos contenidos serán claves en su apuesta global por dar mejor servicio y aumentar su cifra de ingresos por abonado y de clientes. Es decir, gracias al fútbol podrán tener un cliente que pague más por más servicios y que, además, contrate toda la oferta convergente de la operadora.

De momento, en sus dos primeros meses con el nuevo contrato del fútbol han ganado 218.000 abonados entre los clientes que han sumado por portabilidad y los que ha dejado de perder respecto de años anteriores. Con estos datos en la mano, ha reformado sus paquetes convergentes hace unas semanas para incorporar a todas sus ofertas el fútbol y así rentabilizar mejor los contenidos del deporte rey.