Una red de energía más segura y eficiente. Ese es el objetivo que se han marcado Neoenergia y Nokia con la red inteligente que desplegarán en diversas ciudades del estado de Sao Paulo.

Noticias relacionadas

La filial brasileña de Iberdrola ha elegido a la finlandesa para que implemente una red privada de banda ancha inalámbrica con tecnología LTE con la que fortalecer la conexión energética de Atibaia y sus alrededores. Con esta red, la primera de este tipo que se instala en Brasil, conectará a más de 75.000 residencias y empresas de la región. La primera fase del proyecto se realizará entre 2018 y 2020 y se destinará una inversión de 110 millones de reales (unos 25,5 millones de euros).

“El proyecto en Atabaia es un esfuerzo pionero en Brasil y proporcionará mayor eficiencia de energía para ofrecer un servicio de mayor calidad a nuestros clientes”, destaca el presidente de Neoenergia, Mario Ruiz-Tagle. Además, el proyecto “permitirá conectar a la red en el futuro desarrollos de generación distribuida como parques fotovoltaicos o vehículos eléctricos”, agrega Ruiz-Tagle.

Otro de lo de los hitos que Neoenergia y Nokia se apuntan con este proyecto es que la red 4G LTE se va a implementar en la frecuencia de 3.500 megahercios (MHz), siendo la primera instalación de este tipo que se hace en América del Sur.

“Vamos a revolucionar la forma en que distribuimos energía en el país”, afirmó el presidente de Elektro, la distribuidora de Neoenergia en el estado de Sao Paulo, en la presentación de este proyecto durante la feria Futurecom, el mayor evento de Telecomunicaciones y Tecnologías de la Información de Latinoamérica.

Para Nokia este acuerdo con Iberdrola es además una salida de su “zona de confort”, las empresas de 'teleco', y amplía su cartera hacia un sector clave en plena electrificación de la economía, la distribución de energía. “Tenemos la oportunidad de usar nuestra tecnología para generar un valor económico”, afirmó el vicepresidente de Nokia para Latinoamérica, Osvaldo Di Campi.

Con la red 4G LTE, Elektro tendrá “conectividad a gran escala, amplia cobertura y gran ancho de banda, elementos que harán su red más inteligente” y sentando las bases para que la tecnología evolucione hacia el 5G, agregó. El ejecutivo detalló que el proyecto comenzará a implementarse en noviembre y que “puede ser expandido a otros estados de Brasil y países latinoamericanos”.

Alta calidad de suministro

Elektro tiene más de 2,5 millones de clientes en 223 ciudades de Sao Paulo y cinco de Mato Grosso do Sul, un área de cobertura que supera los 120.000 kilómetros cuadrados. 

Para poner en marcha el proyecto, Nokia suministrará a la distribuidora brasileña de Iberdrola una solución tecnológica que incluye estaciones base y el diseño, implementación, mantenimiento y operación asistida de la red LTE.

Esta red servirá para conectar tanto equipamientos como medidores inteligentes, subestaciones y plantas de generación de energía que se distribuyen por toda el área de servicio. ¿El objetivo? Aumentar en un 50% la fiabilidad de la red y reducir en un 80% las pérdidas comerciales, según explicaron los ejecutivos. Esta red inteligente permitirá, por ejemplo, detectar el origen de un problema en la red eléctrica y repararlo rápidamente para evitar la interrupción del servicio.

La filial brasileña de Iberdrola cuenta actualmente con 13,6 millones de clientes y 4,5 gigavatios (GW) de potencia de generación instalada entre activos en operación y en construcción. Da servicio a 35 millones de habitantes en casi un millar de ciudades brasileñas y cuenta con 585.000 kilómetros en redes de distribución. 

El negocio brasileño aporta un 5% al Ebitda de Iberdrola y la energética quiere seguir creciendo en el gigante latinoamericano como deja claro con su hoja de ruta hasta 2022. Prevé invertir 25.000 millones de reales (unos 5.775 millones de euros) en los próximos cinco años tanto en redes de distribución como en generación. Pero este monto es el "volumen mínimo", como aseguraba el director financiero de Neoenergia, Kolhem Marcondes, al cierre del primer semestre. "El valor puede ser mayor porque no incluye lo que podamos destinar a la adquisición de nuevos activos en Brasil". Del monto total programado para el período, la mayor parte -19.000 millones de reales- se destinará al sector de distribución, el principal negocio de Neoenergia, con proyectos como el tendido de seis nuevas líneas de transmisión que se adjudicó en una subasta celebrada en 2017.