Imagen de la sede de Enagás, en Madrid.

Imagen de la sede de Enagás, en Madrid.

Empresas Energía

Enagás calma al mercado: no espera "grandes reformas" para el sector

El principio de acuerdo para los Presupuestos Generales de 2019 firmado entre el Gobierno y Unidos Podemos todavía colea en el sector energético. La intención de reformar la retribución de las empresas de generación eléctrica y los pagos por capacidad ha dejado al sector patas arriba en Bolsa

Enagás, la primera en presentar sus resultados hasta septiembre, ha lanzado un mensaje de tranquilidad después de que su acción se viera también afectada por la incertidumbre que las nuevas medidas, aún por detallar, generaron la semana pasada.

El gestor del sistema gasista no espera "grandes reformas" sobre el sector derivadas de este acuerdo entre el Gobierno y Unidos Podemos, un pacto que, además, debe obtener aún el respaldo de más fuerzas políticas.

"El acuerdo entre el Gobierno y Unidos Podemos no afecta específicamente al gas. El sistema gasista está en equilibrio, desde este ejercicio no solo está pagando la deuda acumulada sino que generará superávit, la deuda quedará totalmente pagada en 2022 o 2023", ha defendido el consejero delegado de Enagás, Marcelino Oreja, durante la conferencia con analistas para presentar sus resultados del tercer trimestre. 

Los títulos de Enagas, que se dejaron casi un 5% -cayendo a 22,29 euros-, en las dos sesiones tras el anuncio del pacto para los Presupuestos, han recuperado este martes algo de impulso. A media sesión suben 1,4%, hasta los 22,59 euros.

La compañía que preside Antonio Llardén registró un beneficio neto de 325,7 millones entre enero y septiembre. La cifra es un 13,3% menor al mismo período de 2017, pero se debe, indica, al efecto contable de la revalorización de GNL Quintero. Sin este impacto, el beneficio aumentaría un 1%, en línea con lo esperado. 

Durante la conferencia con analistas, Llardén ha subrayado que los resultados del tercer trimestre están "en línea" con lo previsto para este 2018 y que "las pequeñas variaciones" que se puedan producir estarán ligadas a los tiempos en que se cierren algunas operaciones como la venta de su participación en Swedegas, una venta que supondrá la entrada de 96 millones de euros, estima la compañía.

Enagás tiene tres objetivos en su 'hoja de ruta' para este ejercicio: "la generación de un sólido flujo de caja y fuerte desapalancamiento; un beneficio después de impuestos de unos 443 millones; y un incremento del dividendo del 5%". Según Llardén, la compañía está en posición de cumplir los tres objetivos.

Retribución justa

Respecto a la retribución del sector gasista, Oreja ha afirmado que confía en que la regulación que entre en vigor en 2021 sea justa para las empresas y esté "vinculada a la demanda de gas".

A finales de septiembre, la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) recomendó revisar la retribución financiera de la actividad del transporte del sector gasista para el próximo período regulatorio, que comienza en tres años, y propuso modificar los servicios que prestan las regasificadoras. 

El análisis de Competencia sobre las cinco principales empresas de transporte de gas (Enagás Transporte, Enagás Transporte del Norte, Gas Extremadura Transportista, Gas Natural Transporte SDG y Redexis Infraestructuras) determinó que la retribución financiera sobre el valor neto de los activos de transporte es superior al 11% y representa alrededor de un 28% de los costes regulados del sector.

Según el consejero delegado de Enagás, este informe de Competencia que es "preceptivo, pero no es vinculante", va "en la dirección en que queremos que vaya el sector". Apunta, agrega, a que "las plantas de gas se utilicen para nuevos servicios, algo que dinamizaría el sector gasista". "Creemos que hay mucho en lo que trabajar pero su posición va en la dirección hacia la que creemos que hay que trabajar", considera Oreja.

Respecto al impacto que puede tener este nuevo marco regulatorio, y más si incluyera el cambio de retribución que propone la CNMC -basado en el coste medio ponderado del capital-, Oreja ha sido prudente en su respuesta y ha subrayado que "a dos años vista, es muy pronto para tener detalles de cómo será la nueva regulación". 

Según el ejecutivo, "siendo un sistema que funciona y que es necesario de cara a la transición energética, no creemos vernos afectados por grandes reformas específicas para el sector gasista", aunque "puede ser que haya reformas en materia de tributación".