COMO LEONES: Isaías Taboas (Renfe) y Gabriel Escarrer (Meliá Hotels)

COMO LEONES: Isaías Taboas (Renfe) y Gabriel Escarrer (Meliá Hotels)

Empresas COMO LEONES: Isaías Taboas (Renfe) y Gabriel Escarrer (Meliá Hotels)

COMO LEONES: Isaías Taboas (Renfe) y Gabriel Escarrer (Meliá Hotels)

Isaías Táboas apuesta porque Renfe salga a "salir, competir y ganar"

El presidente de Renfe, Isaías Taboas, nombrado a finales de junio, tiene claro que Renfe puede enfrentarse a cualquier rival que se le presente, especialmente tras la liberalización del sector ferroviario en 2020. A su juicio, si esto se demuestra con algo es con el hecho de que haya sido capaz de "salir, competir y ganar" en un proyecto tan importante para la compañía como la expansión en EEUU a través del proyecto de asesoría en la alta velocidad entre Houston y Dallas.

"Es una gran oportunidad para Renfe, estamos muy satisfechos de haber podido ganar este concurso. Hemos competido con empresas muy potentes de todo el mundo y al final el promotor, la sociedad Texas Rail, nos ha escogido a nosotros como socios para esta primera fase", se felicitaba el directivo, que consideraba un "orgullo" para la compañía y una "satisfacción" que empresas públicas puedan ganar concursos fuera, incluso cuando se trata de proyectos como el del AVE texano, que funciona en su totalidad con fondos privados

Este contrato, al igual que el del AVE entre Medina y la Meca, es clave para una compañía que busca un futuro fuera de nuestras fronteras y que abrió antes del verano una oficina en EEUU para buscar nuevos proyectos.

Entre estos, servicios metropolitanos o interurbanos, así como la alta velocidad que debería salir a la luz en Ontario (Canadá). El objetivo es aprovechar los contactos y relaciones que hizo la compañía cuando se presentó para el contrato de la alta velocidad entre Los Ángeles y San Francisco, que se adjudicó Deutsche Bahn. 

Escarrer Juliá, el hotelero que lega a su familia un gigante del turismo mundial

Meliá avanza en su sucesión ordenada. Gabriel Escarrer Juliá, presidente no ejecutivo y fundador de la hotelera, anunció el viernes una serie de transmisiones patrimoniales y pactos parasociales que garantizan que el casi 52% de la cadena quede en manos de su familia. 

El patriarca de los Escarrer ya dio un paso al costado hace dos años, cuando dejó que fuera su hijo Gabriel el que como vicepresidente y consejero delegado guiara el rumbo de la cadena. Pero aún conservaba el poder en la hotelera a través de sus participaciones en las distintas sociedades que controlan Meliá Hotels International. 

Escarrer padre y su esposa, Ana María Jaume, han atado el camino de un proyecto que nació en Mallorca en 1956 y que les ha traído tantas alegrías. Pero, la decisión de proteger el talante familiar de la hotelera no influirá, aseguran, en la forma de gestión de una cadena que se ha granjeado el éxito a nivel global.

Escarrer lega a sus seis hijos una hotelera que en sus seis décadas de trayectoria ha logrado llegar a más de 40 países. En total, suma 384 hoteles y más de 97.000 habitaciones, colocándose entre las 20 mayores hoteleras a nivel mundial. 

Ahora en portada

Blog del Suscriptor
El logo del suavizante Mimosín.

Mimosín, el osito del suavizante que creó el diseñador de Espinete

Siguiente