Logo de Cellnex, en una imagen de archivo.

Logo de Cellnex, en una imagen de archivo.

Empresas TELECOMUNICACIONES

El mercado de la TDT se revoluciona tras el fin del monopolio de Cellnex

La Comisión Nacional de los Mercados de la Competencia (CNMC) ha lanzado una consulta pública sobre la revisión del mercado mayorista del servicio portador de difusión de la señal de televisión mediante ondas terrestres. En estos momentos, Cellnex es el operador monopolístico con el 100% del mercado, heredado de Abertis, por lo que el expediente puesto en marcha por la CNMC persigue abrir el mercado a otros operadores.

Cellnex es la encargada de transportar la señal de TDT en abierto de las cadenas de televisión y, por tanto, todos los operadores deben pagar entre cinco y siete millones de euros al año por el uso del espacio radioeléctrico. En esta línea, Competencia propone mantener la declaración de Cellnex como operador con poder significativo, aunque la propuesta sometida a consulta pública aboga por un marco regulatorio más flexible.

Este marco promueve acuerdos de acceso entre Cellnex y sus competidores -principalmente Telefónica y Astra a nivel nacional- para aumentar el número de proveedores alternativos para los radiodifusores. En la práctica esto significa terminar de manera formal con el monopolio histórico de Cellnex que desde 2005 fue designado como el único operador del mercado en el mercado de la Televisión Digital Terretre (TDT).

Sistema de fijación de precios

Pero la CNMC ha ido más allá. Ha propuesto eliminar la obligación de control de precios basada en la orientación a costes y sustituirla por una obligación de precios razonables. Si bien el regulador no define cómo será esta “obligación de precios razonables”, lo cierto es que propone terminar con el actual sistema de precios, que se basa en un cargo fijo, sin importar el operador que lo pague.

Las tarifas de 2018 indican que cada televisión debe pagar 5,1 millones de euros anuales por cada una de sus señales si es que su frecuencia es en definición estándar (SD), y siete millones de euros si es en alta definición (HD). Unas tarifas que generan un importante desequilibrio entre operadores pequeños y los dos gigantes, Mediaset y Atresmedia.

En el caso de Real Madrid TV, el coste fijo de emitir -y que debe pagar a Cellnex-, representa el 90% de sus costes fijos, mientras que en otras cadenas pequeñas como DKiss o Ten, representa un 60%. En el caso de los dos gigantes audiovisuales el pago por el uso de la señal significa menos del 5% de sus costes. Cellnex establece el mismo coste para cadenas que facturan menos de diez millones y otras que ingresan casi mil millones al año.

Indemnizaciones a las TDT

De esta manera, las televisiones pequeñas agrupadas en la Asociación Española de Televisiones Privadas Digitales Terrestres (DKiss, Trece, Real Madrid TV y Unidad Editorial) han decidido personarse en esta causa. La agrupación ha indicado a este periódico que las nuevas normas que quiere aprobar Competencia confirman sus históricas demandas y, por tanto, valoran exigir indemnizaciones por "lucro abusivo" una vez que se resuelva definitivamente la entrada de nuevos operadores al sector propuesta por la CNMC.

Desde hace más de un año, estas televisiones vienen pidiendo que Cellnex realice un cobro equitativo del uso de la señal basado en su facturación real. Incluso llegaron a solicitar que los ingresos que dejase de recibir la compañía fuesen compensados de alguna manera por los grandes gigantes audiovisuales. Un punto en el que no se llegó a ningún acuerdo entre las cadenas ni con Cellnex.

Desde las pequeñas TDT indican que Cellnex no ha incurrido en ningún nuevo coste, desde que comenzaron a operar hace tres años las cinco nuevas licencias (DKiss, Trece, Atreseries, Ten, Real Madrid TV y BeMad). “Han pasado a facturar unos 30 millones de euros más con la misma infraestructura y sin realizar ninguna nueva prestación de servicio”, indican como principal argumento para pedir estas indemnizaciones.

Nuevos inversores en Cellnex

Una demanda que, además, indican, se basa en la llegada de nuevos inversores a Cellnex. La semana pasada se confirmó que Edizione cerró la entrada en Cellnex de Infinity Investments, vehículo de inversión en infraestructuras en Europa de la Autoridad de Inversiones de Abu Dhabi (ADIA). Los nuevos inversores se comprometieron a realizar una inversión de 1.500 millones para impulsar el desarrollo en el mediano plazo de la compañía.

Estas mismas fuentes indican que desde Uteca, la patronal que reúne a todas las televisiones, incluidas  Atresmedia y Mediaset, también estudian personarse según se habló durante la última reunión de la patronal celebrada hace una semana.

Pero no solo las cadenas de televisión están expectantes ante el fin del monopolio de Cellnex. Los operadores que, en teoría, tendrían más fácil entrar en el mercado de transporte de señal también están a la espera de la resolución de este expediente de Competencia.

Las opciones de Astra

Dentro de ellos, el que ha manifestado insistentemente su disposición de entrar en el mercado es Astra, el operador satelital que incluso ha denunciado ante la Unión Europea el monopolio de Cellnex. Si se resolviese finalmente la posibilidad de dar entrada a estos nuevos actores estarían en condiciones de dar el servicio a menor coste mayorista que Cellnex, según han indicado en varias oportunidades.

El otro player que estaría en condiciones de competir es Telefónica, a través de su filial de servicios audiovisuales, además de una serie de operadores locales y regionales que están actualmente en activo, y que en muchos lugares remotos dan cobertura a Cellnex.