Gabriel Escarrer Juliá, fundador y presidente de Meliá.

Gabriel Escarrer Juliá, fundador y presidente de Meliá.

Empresas

Escarrer Juliá cede el control de Meliá Hotels a su familia

Meliá ha dado esta semana un paso más en la sucesión de la hotelera mallorquina. Gabriel Escarrer Juliá, fundador de la compañía, ha anunciado una serie de transmisiones patrimoniales y pactos parasociales para ceder el control de Meliá a su familia en el "marco ordenado de sucesión".

Escarrer Juliá, presidente no ejecutivo y primer accionista, renunció de forma voluntaria a sus funciones ejecutivas en diciembre de 2016. Desde entonces su hijo Gabriel es quien se ha encargado de las labores ejecutivas.

Las sociedades mercantiles con las que la familia Escarrer controla casi un 52% de Meliá Hoteles International (MHI) son: Hoteles Mallorquines Consolidados, Hoteles Mallorquines Agrupados, Hoteles Mallorquines Asociados y Majorcan Exlux.

Según han informado a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), la participación mayoritaria en estas sociedades es de un 46,9% del capital y equivale a las participaciones directas e individuales sobre MHI, de un 23,37%, 10,38% y 13,20%, respectivamente, y Escarrer Juliá sigue controlando la sociedad Majorcan Hotels Exlux, que le otorga el 5,025% de los derechos de voto indirectamente.

Como resultado de estos acuerdos, Escarrer Juliá "ha dejado de ostentar el control" sobre Meliá Hotels Internacional (MHI) al haber transmitido parte de su titularidad sobre estas sociedades a los restantes miembros de la familia Escarrer. 

Pacto para cinco años

La hotelera sigue, por tanto, en manos de la primera y segunda generación de los Escarrer: su fundador y esposa Ana María Jaume Vanrell y sus seis hijos (Mª Magdalena, Ana Mª, María Antonia, María Mercedes, Sebastián y Gabriel Juan), no existiendo ningún socio de control en ninguna de las compañías, tal y como se desprende del acuerdo. La suma agregada de las mercantiles sobre Meliá no ha experimentado ninguna variación y sigue siendo del 51,9997%, indica la hotelera.

La ordenación accionarial, en tanto, no obliga a los Escarrer a lanzar una oferta pública de adquisición (OPA) sobre la compañía, detallan, ni implica "el establecimiento de una política común en lo que se refiere a la gestión de MHI".

El pacto tendrá una vigencia de cinco años desde el día siguiente al fallecimiento del último de los socios mayoritarios (Escarrer Juliá y su esposa), "prorrogándose automáticamente por dos años adicionales, salvo que se opongan a dicha prórroga, al menos dos de los firmantes", indica el acuerdo.

Meliá, fundada en 1956, es hoy en día una de las hoteleras más grandes del mundo en el segmento vacacional y la más grande de España. Cuenta con una cartera de 380 hoteles en más de 40 países y en el último año ha reforzado su apuesta por Asia.