Edificio de El Corte Inglés e Hipercor en una imagen de archivo.

Edificio de El Corte Inglés e Hipercor en una imagen de archivo.

Empresas DISTRIBUCIÓN

Los diferentes negocios y la venta 'online', pilares para El Corte Inglés

El Corte Inglés tiene forma de capear el temporal en un momento en el que el retail vive un terremoto. Los grandes almacenes conservan su "posición privilegiada" en España y son la puerta de entrada para empresas internacionales que buscan acceder al mercado español. 

Una situación que le otorga cierta ventaja sobre sus competidores de Estados Unidos (Macy's, Nordstrom) y Reino Unido (Mark&Spencer's). En este sentido, S&P Global Ratings recuerda que algunos de los mejores proveedores de El Corte Inglés pagan para ser bien ubicados dentro de sus tiendas, en un área de gran tráfico, o cerca de mercancías dirigidas a clientes similares.

En un momento en el que todos los cimientos del retail se tambalean, los grandes almacenes juegan con dos cartas que le permiten ventaja respecto al resto de sus competidores. La primera, la diversificación de El Corte Inglés en cinco negocios distintos, que le permite sinergias y compartir conocimientos técnicos, pero que, sobre todo, "reduce la sensibilidad del grupo a contratiempos temporales en cualquier segmento", insiste la agencia. En este sentido, S&P menciona la alianza con Repsol para instalar tiendas de Supercor en las gasolineras

No sólo ese tipo de acuerdos, también las distintas divisiones con las que cuenta El Corte Inglés como los seguros, las agencias de viaje o la informática (ahora en venta). 

Su segunda carta, la rápida expansión de las ventas de comercio electrónico. Para S&P, la apuesta de El Corte Inglés por este comercio, le permitirá compensar mejor la volatilidad de las ventas en tiendas en sus segmentos de moda, hogar, cultura y ocio.

Los riesgos: concentración en España y competidores

A pesar de su relevante papel en España, la concentración de los grandes almacenes en este mercado también es uno de sus factores de riesgo. En este sentido, la agencia señala que esto minimiza la resistencia de la empresa ante la caída de la demanda nacional, como ocurrió durante la crisis económica.

Una situación que, de momento, no parece que vaya a ocurrir de nuevo. S&P considera que el PIB seguirá expandiéndose entre 2018 y 2020 más rápido que en el resto de la zona euro; un crecimiento que, apunta la agencia, vendrá acompañado del crecimiento de la demanda interna. Así, la agencia señala que espera un aumento del consumo privado y de las inversiones que El Corte Inglés está en condiciones de aprovechar. En concreto, con su amplia red de grandes almacenes y un "alto potencial" de crecimiento de su logística, que va a resultar "crucial" para el éxito del comercio electrónico mientras a medida que vaya creciendo la venta online en España.

Para ello, y como recoge S&P, El Corte Inglés, dirigido por Jesús Nuño de la Rosa, está tratando de mejorar este ámbito, con medidas como la reducción de los plazos de entrega, sobre todo en el segmento de textil, el aumento de la eficiencia de su cadena de suministro y la reestructuración de su base de costes operativos.

S&P también ha identificado algunos de los riesgos para la transformación del grupo, siendo uno de ellos la competencia no solo de las grandes empresas tradicionales, sino de nuevas plataformas online, incluyendo Inditex, Primark, y Zalando en textil; Carrefour, Mercadona y Dia en alimentación, Ikea en muebles; Media Markt en electrónica y Amazon "en casi todo".