Un cartel de venta ante unas viviendas, en una imagen de archivo.

Un cartel de venta ante unas viviendas, en una imagen de archivo. EFE

Empresas INMOBILIARIA

Sociedad de Tasación avisa: "Que suba la vivienda es pésimo para el sector"

Aunque a primera vista podría parecer que la recuperación de precios de la vivienda es una buena noticia, expertos ya alertan de que no puede serlo. La razón, que los jóvenes siguen estando lejos de acceder a ella.

Así, este colectivo, que engloba a las personas de entre 25 y 35 años, es el más afectado por la nueva realidad del mercado residencial. Es una de las conclusiones del estudio El perfil del comprador de vivienda 2018, elaborado por Planner Exhibitions y Sociedad de Tasación. Según este informe, el presupuesto medio de los jóvenes potenciales compradores de una vivienda es un 14% inferior a la media: 237.000 frente a 270.000 euros.

"La subida del precio de la vivienda es una pésima noticia", apuntaba el consejero delegado de Sociedad de Tasación, Juan Fernández-Aceytuno, durante la presentación del informe este martes. Para este experto, parece que "el mercado va bien cuando sube la vivienda, pero todo lo contrario". "Eso reduce la compraventa y las oportunidades", exclama.

En este sentido, y según el informe, el 36% de los jóvenes -12 puntos más que la media- tendrían que financiar más del 80% del precio de adquisición de una vivienda. En solo un año, además, el porcentaje de jóvenes cuyas necesidades de financiación estarían entre el 50 y el 80% se ha disparado casi 10 puntos, pasando del 44,3% al 53,4%.

No obstante, la caída de la demanda joven se ha frenado durante el último año. "Por primera vez desde el inicio de la crisis la demanda joven se ha estabilizado en torno a un tercio del total", explica el director general de Planner Exhibitions, Eloy Bohúa. En concreto, se sitúa en el 33,3% de los demandantes de vivienda; el resto, el 30,5% tiene entre 36 y 35 años y el 36,2% más de 45 años.

Madrid y Barcelona, caso aparte

Para Fernández-Aceytuno, la valoración global del mercado de la vivienda en España tiene que ser diferente si se habla de Madrid y Barcelona, que funcionan "como micromercados". "El crecimiento del precio de media es 2,2% si no contamos estas dos ciudades, que lo elevan hasta el 5,8%", apunta el consejero delegado de Sociedad de Tasación.

En este sentido, sesgan cualquier análisis. Para los tasadores, el ciclo actual es "absolutamente anómalo en los últimos 40 años", precisamente por el comportamiento tan diferente de las dos capitales mencionadas. 

Con un panorama en el que la subida de los precios de alquiler, sobre todo en Madrid y Barcelona, impide ahorrar a los jóvenes, sumado a que la emancipación es cada vez más tardía, "que alguien de 25 o 35 años pueda permitirse comprar es un reto", apunta el consejero delegado. "Es un asunto de tremenda importancia", exclama.

Para el experto, resulta un sinsentido hablar de que todavía queda techo en cuanto a subida de precios, poniendo como límite el año 2007. "No se puede usar ese año como referencia, teniendo en cuenta lo que pasó. No es sostenible que los precios vuelvan a esos niveles", insiste.

A por la vivienda vacía

Estos expertos abogan porque administraciones, organizaciones y sociedad civil se sienten a pensar "qué tipo de vivienda queremos". "Tienen que ser proyectos a largo plazo, no que se decidan cada cuatro años en las urnas", reseña Fernández-Aceytuno.

Pero, ¿por dónde pueden pasar las soluciones más inmediatas? Para los tasadores, una de ellas tiene que ver con los incentivos fiscales, dirigidos, por ejemplo, a que aquellos que tengan una vivienda vacía la pongan en el mercado. "Es muy difícil calcular cuántas hay, pero habría que intentarlo", dice el experto.

Así, y mientras las anunciadas 20.000 viviendas por Fomento son construidas, el sector no puede cruzar los brazos. "La pega aquí es el tiempo, y hay que intentar resolver un problema de oferta de vivienda", concluye Fernández-Aceytuno, que insiste: "Es momento de dejar los reproches políticos y poner el foco en una generación que quiere y no puede acceder a una vivienda".