Cobra irrumpe en el mercado eólico en el mar con tecnología flotante

Cobra irrumpe en el mercado eólico en el mar con tecnología flotante

Empresas

Cobra irrumpe en el mercado eólico en el mar con tecnología flotante

Lanza la primera instalación comercial, no experimental, de una planta eólica en el mar con tecnología flotante en el mundo.

Noticias relacionadas

La filial industrial de ACS, Cobra, ha puesto en servicio la primera instalación comercial, no experimental, de una planta eólica en el mar con tecnología flotante en el mundo.

Cobra es propietaria del 90% de un proyecto eólico offshore frente a las costas escocesas de Aberdeen. El 10% restante del parque es propiedad de diversos socios escoceses.

El parque eólico Kincardine tiene una tarifa garantizada de 3,5 ROCs (Renewable Obligation Certificates) que equivalen a 190€/Mw*h y constará de 50 Mw en 2020.

En una primera fase, se ha instalado una turbina VESTAS de 2 Mw cuya puesta en marcha fue terminada la semana pasada y ya está exportando a la red británica de transmisión.

Cobra en Escocia

Cobra en Escocia

La segunda fase del proyecto que está en marcha tendrá 5 posiciones flotantes más, cada una de 9,6 Mw, completando los 50 Mw totales.
En este proyecto Cobra tiene intención de invertir 450 millones de Euros.

La tecnología flotante usada es metálica. No obstante, Cobra es propietario intelectual de una patente de tecnología flotante construida en hormigón y sopesa la posibilidad de usarla en alguna de las 5 posiciones de la segunda fase.

Cobra en Escocia

Carga de trabajo de 10.000 millones

Cobra además de este proyecto en el Mar del Norte también es propietario de un desarrollo eólico flotante en Taiwán con una potencia a desarrollar de hasta 2.500 Mw en los próximos 8 años. Si se llevara a cabo el proyecto taiwanés, Cobra tendría trabajo por más de 10.000 millones de euros.

Cobra ha engordado su cartera en los últimos meses hasta elevarla por encima de los 6.000 millones.

Entre las adjudicaciones se encuentran ciclos combinados en África, Brasil y Omán; desaladora en Omán; servicios de extracción petrolíferos en México, Colombia y Ecuador; parques eólicos en México; plantas de tratamiento de gas en México y Argelia y plantas de valorización energética y generación con residuos en México, además de plantas fotovoltaicas en Sudáfrica.