Ignacio Sánchez Galán, presidente de Iberdrola, en un coche eléctrico.

Ignacio Sánchez Galán, presidente de Iberdrola, en un coche eléctrico.

Empresas TRANSPORTES

Iberdrola instalará 200 'electrolineras' en las carreteras españolas en 2019

  • La energética se pone como meta duplicar la red actual de estaciones de carga rápida para vehículos eléctricos.
  • Permitirá recorrer España de punta a punta sin emisiones y con menor gasto que con gasolina.
  • Este proyecto se enmarca en la iniciativa que la eléctrica anunció en abril y que le llevará a instalar 25.000 puntos de carga en total para 2021.

¿Recorrer España de punta a punta en coche eléctrico? Algo que hoy en día es complicado debido a la insuficiencia de puntos de recarga, en un año podría ser una realidad y, además, sin contaminar: de Vigo a Almería sin emisiones.

Ese es el objetivo que se ha marcado Iberdrola para el próximo año: eliminar las barreras que lastran la movilidad sostenible interurbana. Para lograrlo se ha marcado una meta: instalar 200 puntos de recarga o ‘electrolineras’ rápida, la mayor red hasta el momento, en las principales autovía y corredores del país.

La energética, que destinará 10 millones a este proyecto, ya ha iniciado el despliegue de puntos de carga rápida, súper rápida y ultra rápida (50 kW, 150 kW y 350kW) que en los próximos meses servirá para duplicar la red actual. El plan de despliegue cubrirá las seis radiales (A1-A6) y los tres principales corredores transversales -Mediterráneo, Cantábrico y la Ruta de la Plata-, conectando todas las capitales de provincia y espacios de acceso público en las principales ciudades. Según Iberdrola, se instalará una estación de recarga al menos cada 100 kilómetros.

Para poner en marcha este proyecto, la energética que preside Ignacio Sánchez Galán ha cerrado ya algunos acuerdos con socios hoteleros, de cadenas de restauración y estaciones de servicio, pero sigue hablando con más actores para garantizar el despliegue más eficiente.

Capacidad y tiempo de recarga

Las estaciones se situarán cerca de la carretera, indica la compañía, e incluirán servicios como restaurantes o cafeterías. Están diseñadas para que puedan cargar de forma simultánea entre dos y siete vehículos, es decir, entre 400 y 1400 coches al tiempo sólo en las ‘electrolineras’ de Iberdrola.

Además, los usuarios podrán elegir la potencia de recarga y, con ello, el tiempo de su parada. En los puntos rápidos y súper rápidos -de 50 kW y 150 kW, respectivamente-, bastarán unos 20 o 30 minutos para que la batería del coche quede prácticamente cargada. En el caso de la recarga ultra rápida, siempre que el vehículo lo permita, la carga puede estar lista en 10 minutos.

El proyecto nace también con un compromiso de energía ‘100% verde’ para la recarga de vehículos, reduciendo al máximo el impacto de esos desplazamientos por carretera. La energía que suministre Iberdrola en estas ‘electrolineras’ contará con el certificado de garantía de origen renovable que garantiza que proviene de fuentes de generación limpia.

La compañía espera cerrar 2018 con 30 estaciones rápidas y súper rápidas operativas, han adelantado Raquel Blanco, directora global de Smart Solution y David Gracia, director global de marketing y soluciones para clientes, este jueves en Madrid. Además, está en conversaciones con otros socios internacionales para que los usuarios de la red de España puedan recargar su coche cuando viajen al extranjero.

Más barato que la gasolina

Iberdrola promete que el sistema de recarga será sencillo: los usuarios podrán utilizar la ‘electrolinera’ sean o no clientes de la compañía. Sólo es necesario una aplicación (que ha desarrollado la propia empresa dentro de su plan Smart Mobility) para geolocalizar, reservar y pagar la recarga del vehículo.

Además, la aplicación de Iberdrola no se limita a sus estaciones, sino que da acceso a los puntos de recarga de compañías asociadas.

La eléctrica se muestra orgullosa de su proyecto: “una solución integral que incluye la infraestructura de recarga, su instalación y garantía y un contrato de suministro específico” para la energía que requiere el vehículo eléctrico. Con esta solución, si el usuario sale de casa con la batería cargada, la recarga que hace en la red de ‘electrolineras’ es 10 veces más barata que la gasolina.

25.000 puntos en cuatro años

Con este proyecto la eléctrica vasca da un nuevo paso hacia uno de sus objetivos para finales de esta década: contar con una red de recarga de 25.000 puntos para uso residencial, empresas y espacio público.

La movilidad sostenible y la electrificación del transporte son dos asuntos por los que la eléctrica se preocupa particularmente, como mostró en su Plan de Movilidad Sostenible en el que trabaja desde 2016 para ‘movilizar’ a todos los actores implicados, desde la administración a las empresas y los fabricantes de coches.

Hasta el momento, la energética ha cerrado ya acuerdos o convenios con empresas como BMW, Renault, Hyundai, Groupe PSA, Telefónica o el grupo Auchan para promover la movilidad sostenible.