Pilar García de la Puebla, directora de Comunicación y Relaciones Institucionales de BMW Group; Juan Alonso de Lomas, presidente de L’Oréal España; Begoña Elices, directora general de Comunicación y Presidencia de Repsol; Antonio Huertas, presidente de Mapfre; Marieta Jiménez, presidenta y directora ejecutiva de Merck en España; Soledad Murillo, Secretaria de Estado de Igualdad; Eduardo Petrossi, consejero delegado de Mahou San Miguel; Belén Garijo, CEO de Merck Healthcare a nivel global; Francisco Román, presidente de Vodafone España; Ana Polanco, directora del Comité Ejecutivo de ClosinGap; Lourdes Ripoll de Oleza, directora general adjunta al CEO de Meliá Hotels.

Pilar García de la Puebla, directora de Comunicación y Relaciones Institucionales de BMW Group; Juan Alonso de Lomas, presidente de L’Oréal España; Begoña Elices, directora general de Comunicación y Presidencia de Repsol; Antonio Huertas, presidente de Mapfre; Marieta Jiménez, presidenta y directora ejecutiva de Merck en España; Soledad Murillo, Secretaria de Estado de Igualdad; Eduardo Petrossi, consejero delegado de Mahou San Miguel; Belén Garijo, CEO de Merck Healthcare a nivel global; Francisco Román, presidente de Vodafone España; Ana Polanco, directora del Comité Ejecutivo de ClosinGap; Lourdes Ripoll de Oleza, directora general adjunta al CEO de Meliá Hotels.

Empresas

Impulsar la economía combatiendo la brecha de género a base de datos

Ocho grandes corporaciones aúnan fuerzas para potenciar la igualdad entre mujeres y hombres.

Noticias relacionadas

En la Era de los datos, las grandes corporaciones cuentan con mayor conocimiento que nunca sobre los comportamientos y las formas de consumo de los ciudadanos. Una información que cada vez más les permite adelantarse a la potencial demanda y adaptar su oferta de productos y servicios a las necesidades de los ciudadanos.

Pero su valor no termina ahí. Esos datos hablan de cómo vivimos, cuántas horas dedicamos al trabajo, al ocio, a estudiar, a viajar... Señalan dónde vivimos, qué edades tenemos o cuál es nuestro género. Unos datos que van a permitir el nacimiento de Closingap, una iniciativa que quiere impulsar la economía eliminando la brecha de género a partir de la información proporcionada por ocho multinacionales de primer nivel con presencia en España.

Esta iniciativa ha sido promovida por Merck, Mapfre, Vodafone, Repsol, Meliá Hotels, L'Oreal España, Mahou y BMW Group. Cada una de ellas pretende aportar su profundo conocimiento de sus sectores para hacer frente a la desigualdad de género. Una lucha que de llegar a buen puerto tendría un impacto tremendo en la economía. Según la CEO a nivel global de Merck Healthcare, Belén Garijo “el PIB mundial podría incrementarse un 26% en 2025 si las mujeres participaran en el mundo laboral en igualdad de condiciones”. Es decir, el mismo peso que las economías de Estados Unidos y China combinadas.

Uno de los grandes retos a la hora de enfrentarnos con las desigualdades de género es visibilizar aquellas que son invisibles para quien no las sufre. Para ello esta agrupación realizará una serie de informes bimestrales. Actualmente las grandes cifras que conocemos sobre la desigualdad vienen de encuestas que ponen luz en la gran diferencia que aún hombres y mujeres tienen en materia de remuneración, acceso a puestos directivos u ocupación de las labores del hogar. Pero como en tantas otras veces esos métodos sólo muestran la punta del iceberg.

Las distintas compañías que conforman ClosinGap tiene acceso a cantidades ingentes de datos, gracias a los cuales, se puede analizar de forma más profunda la diferencia entre cómo hombres y mujeres utilizan el tiempo libre, viajan, consumen, se mueven por las ciudades o utilizan las últimas tecnologías. Una serie de cuestiones que, en gran parte de ellas, tienen un denominador común: la distinta utilización del tiempo entre hombres y mujeres.

Ana Polanco, directora del Comité Ejecutivo de ClosinGap, calculaba que las mujeres tienen una hora libre menos al día respecto a los hombres debido a que dedican ese tiempo a labores del hogar. Una hora que “repercute directamente en sus relaciones sociales y profesionales, su formación o su salud”. Esta dedicación, sumada a otras cuestiones como las bajas maternales inciden en el desempeño profesional de las mujeres y tiene como consecuencia que actualmente las mujeres reciban hasta un 40% menos de pensión o que su presencia en puestos de Presidencia y Consejos de Administración de las compañías del Ibex "apenas suponga un 19%".

Diferentes visiones para un mismo problema

Durante el evento se ha celebrado un coloquio en el que han participado representantes de todas las empresas que apoyan esta iniciativa. Antonio Huertas, presidente de Mapfre ha defendido que la situación actual no es aceptable y que hay que trabajar por "la igualdad entre iguales". El directivo ha querido poner de manifiesto el impacto económico que genera la brecha entre hombres y mujeres ya que “al incorporarse más tarde a la vida laboral, con carreras discontinuas y salarios más bajos" actualmente las mujeres tienen pensiones un 40% más bajas que los hombres en España.

Begoña Elices, directora de Comunicación y Presidencia de Repsol, ha pedido un cambio desde dentro de las empresas. "Para generar un cambio real es clave contar con una voluntad desde dentro de las compañías". Como ejemplo de una práctica encaminada en esta dirección ha señalado el ejemplo de Rosa María Juárez Rodríguez, quien dirige  el complejo petroquímico de Puertollano. Del mismo modo, Elices ha querido mostrar la falta de oposición de los hombres ante esta serie de medidas ya que según su experiencia “entienden que son beneficiosas para las mujeres pero también para los hombres”.

Por su parte, el presidente de Vodafone España, Francisco Román, ha querido señalar cómo en los tiempos que vivimos "la parte digital de nuestras vidas puede ser un elemento inclusivo o lo contrario". En su opinión formar parte de esta iniciativa va a permitir a las empresas contar con datos que permitan “cerrar la brecha digital" entre mujeres y hombres.

En su turno de intervención Juan Alonso de Lomas, presidente de L'Oréal España, ha puesto hincapié en los comportamientos comerciales. “Para acercarse más a la igualdad son fundamentales las decisiones de compra". En su opinión la igualdad en este tipo de decisiones tanto en el ámbito personal como familiar mejoran la sociedad en su conjunto.

Pilar García de la Puebla, directora de Comunicación y Relaciones Institucionales de BMW Group, ha hecho un alegato por el talento por encima del género. La directiva ha señado además que hoy día en el 80% de las decisiones de compra de un coche, nuevo o usado, participa una mujer.

El consejero delegado de Mahou San Miguel, Eduardo Petrossi, ha querido reforzar la idea de la importancia del tiempo libre. "Las mujeres tienen una hora menos de ocio al día", un dato que condiciona el resto de sus vidas tanto profesionales como personales.

Para finalizar con el coloquio, La directora general adjunta al CEO de Meliá Hotels International, Lourdes Ripoll de Oleza, ha puesto de manifiesto cómo las mujeres viajan menos que los hombres. Una tendencia que ya está cambiando ya que el número de mujeres que viajan solas va creciendo.

Foco en el trabajo doméstico

El cierre del evento ha llegado de la mano de la Secretaria de Estado Soledad Murillo. En su intervención ha destacado que actualmente el trabajo doméstico no se contabiliza cuando algunos estudios señalan que podría suponer entre el 4% y el 7% del PIB.

Murillo ha destacado la importancia de que las empresas ofrezcan ejemplos, referentes e información a las mujeres desde el colegio y el instituto. Unas edades en las que toman decisiones clave y en las que actualmente sólo una minoría opta por profesiones STEM (acrónimo anglosajón que incluye las profesiones de ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas). “Aumentar la tasa de mujeres que optan por estas profesiones haría que el PIB aumentará entre un 2% y un 3%”, apuntó la Secretaria de Estado.

Del mismo modo, reforzó la idea del coste de oportunidad que la maternidad supone a las mujeres. “No podemos permitir que las mujeres tomen la decisión de tener hijos o no basándose en cuestiones laborales. No puede ser que uno de los miembros de la familia prospere a nivel profesional a costa de que su pareja renuncie a desarrollar su carrera profesional”, concluyó Murillo.