El presidente ejecutivo de Telefónica José María Álvarez Pallete durante la última Junta de Accionistas.

El presidente ejecutivo de Telefónica José María Álvarez Pallete durante la última Junta de Accionistas.

Empresas MERCADOS

Telefónica cae a mínimos en Bolsa por Argentina y la debilidad de las ‘telecos’

  • La operadora pierde los siete euros, su nivel más bajo desde 2002, tras dejarse un 4,7% esta semana.
  • Esta caída ha coincidido con una semana negra en Bolsa de las 'telecos' con desplomes para Vodafone, Orange y Deutsche Telecom.

Noticias relacionadas

Días convulsos para Telefónica en Bolsa. La operadora ha cerrado este viernes en los 6,99 euros, su nivel más bajo desde 2002, impulsado por la crisis monetaria argentina, que se ha sumado a la debilidad del sector de las telecos y las inestabilidades de los mercados en toda Europa. Esto ha llevado a la operadora a perder un 4,7% solo esta semana y a acumular más de un 16% de retroceso desde enero.

Fuentes del mercado consideran que este comportamiento se explica por la suma de una tormenta perfecta que ataca el valor de Telefónica por todos sus frentes. En el caso de Argentina, el Banco Central subió el jueves el tipo de interés desde 45% hasta 60%.

Esta decisión se produjo después de que el presidente argentino Mauricio Macri anunciara que había solicitado al FMI que acelerara el pago de una línea de crédito solicitada por importe de 50.000 millones de dólares estipulados en un programa hasta 2021, ante el temor de que el país no pueda hacer frente a los elevados vencimientos de deuda en 2019.

Menos del 6% de los ingresos

Una situación que sin duda afecta a Telefónica, pero a niveles mucho más de percepciones que de efectiva marcha operativa de la compañía. En este país, la teleco española compite en el podio de las operadoras de telecomunicaciones junto con Claro y Telecom y rivaliza con Clarín en el mercado de la televisión de pago.

En el primer trimestre del año facturaron 1.458 millones de euros con un retroceso del 18,7% por el efecto de la caída de las divisas, pero un crecimiento orgánico del 23%. Estos resultados representan menos del 6% en la facturación global de Telefónica y el efecto se diluye mucho más al llegar a los beneficios operativos, lo que acota el impacto real.

Los analistas consultados por este periódico coinciden además en que la exposición de las emergentes influye -en especial por la reticencia de los inversores en estos mercados- pero agregan que la caída también se explica por la debilidad del sector de las telecos en toda Europa. De hecho, durante esta semana Vodafone, Orange y Deutsche Telecom también ha experimentado duras caídas y el indicador de las telecos es uno de los que más se ha dejado en el índica Eurostoxx.

Caída de todas las 'telecos' europeas

En una semana, el selectivo de las telecomunicaciones se ha dejado un 2,91% y ha perdido un 10,2% en lo que va del año. En esta línea, desde el martes Vodafone ha perdido un 6,3% en la Bolsa de Londres, la francesa Orange se ha dejado un 2,7% y la alemana Deutsche Telecom se ha dejado un 2% en una semana. El sector sufre por las reticencias de los inversores que prevén grandes inversiones para consolidar los despliegues de fibra y 5G.

Un tercer elemento en contra de Telefónica es la incertidumbre política en Europa, dudas sobre el crecimiento económico del continente el Brexit e Italia. En lo que va de año, el Ibex se ha dejado un 5,7% y los principales mercados en que opera la teleco española: Alemania y Reino Unido, han perdido un 3,3% y un 2,2% respectivamente. En cualquier caso, según coinciden los analistas, estamos ante impactos que se produce por “factores externos”, más que por la marcha operativa del negocio.

De hecho, la compañía creció más de un 4% en Bolsa tras dar a conocer sus resultados semestrales en los que su cifra de negocio orgánica creció un 2%. En el mercado además se dio por descontado el impacto positivo por la adquisición de los derechos del fútbol, el fin de la incertidumbre por el desarrollo de su política de contenidos audiovisuales y la reducción de su deuda en un 10% interanual.