El presidente ejecutivo de CIE Automotive, Antón Pradera. EFE

El presidente ejecutivo de CIE Automotive, Antón Pradera. EFE EFE

Empresas

Trump gripa a CIE Automotive a pesar de su plan estratégico

Fue, con todo merecimiento, la encargada de que la nómina del Ibex 35 estuviese completa. A mediados de junio, CIE Automotive debutaba y desde entonces las cosas no le han salido del todo bien en Bolsa, aunque de momento y según los expertos del mercado consultados por este periódico, parece que la sangre no llegará al río, a pesar de que la caída durante este período está siendo importante.

Desde que pisase la moqueta roja del Ibex 35, las acciones han perdido un valor cercano al 28%. Una cifra considerable si se tiene en cuenta que apenas ha superado los tres meses en el máximo indicador español. A cierre de la sesión del martes, los títulos rondaron los 25 euros, lejos de los 35,80 euros del pasado mes de junio, coincidiendo con los máximos históricos de la compañía en Bolsa.

Desde que CIE Automotive se estrenó entre las grandes del parqué español, ha tenido que afrontar una serie de condicionantes que han perjudicado su valor. En primer lugar, la compañía de automoción ha tenido que sufrir los ajustes del mercado, propio de los comienzos a cotizar en el Ibex 35.

Pero si hay una persona a la que culpar de este mal inicio sobre el parqué, éste es Donald Trump, que sigue castigando a los inversores de CIE Automotive tras su enésima guerra comercial contra el mundo. La última ha sido Turquía. Los aranceles que se han impuesto los dos países han provocado que el miedo se apodere de los inversores, hecho que ha propiciado que durante las últimas jornadas bursátiles -y coincidiendo con la depreciación de la lira- sus títulos caigan casi un 2,5%.

Dos meses antes, Donald Trump ya provocó otro terremoto en el sector automovilístico y de la automoción. El Presidente estadounidense elevó los aranceles a buena parte de los productos de la Unión Europea. Este territorio es clave para CIE Automotive ya que las ventas al país norteamericano sobrepasan el 4% del total. No obstante, y cuando peor lo pasaban sus acciones, Juncker y el inquilino de la Casa Blanca acordaban poner fin a las trabas arancelarias entre ambos territorios.

Esta incertidumbre bursátil ha provocado que uno de los grandes enemigos de las cotizadas se instalen en su capital: los bajistas. Así, y tal como informa semanalmente la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), los ‘cortos’ ya afloran en un 1,22% con la irrupción del hedge found Engadine Partnes.

Su plan estratégico convence

A pesar de que en Bolsa no está teniendo los resultados esperados, las decisiones estratégicas de CIE provocan que los analistas tengan buenas perspectivas de cara al medio y largo plazo.

“No estamos hablando de un valor que está barato, pero si de una empresa que en las últimas presentaciones está dejando un muy buen sabor de boca y cuyas perspectivas de crecimiento están intactas. Podría rebotar tras un mes de junio nefasto en Bolsa”, resalta Felipe López, analista de Self Bank.

Las presentaciones a las que se refiere son, por ejemplo, al acuerdo de financiación por importe de 150 millones de dólares (128,3 millones de euros) con International Finance Corporation y Export Development of Canada (EDC) para apoyar el crecimiento del grupo en México en los próximos años, territorio clave en su expansión internacional.

También destaca la joint venture con Mahindra en India y la compra de Newcor en EE.UU. a principios del año pasado, así como los rumores que apuntan que se encuentra en negociaciones para adquirir el negocio de fabricación de techos de vehículos de la americana Inteva Products LLC en una operación que podría rondar los 800 millones de dólares.

La escenficación de que los inversores, a pesar de los malos momentos en Bolsa, creen en CIE Automotive es la aparición del fondo soberano noruego, Norges Bank, que ya posee casi un 2,5 % de la compañía.

Buenos resultados trimestrales

Además de los ambiciosos planes estratégicos que tiene la firma de automoción, los resultados trimestrales fueron más que positivos.

La compañía vasca consiguió un total de 138 millones de euros de beneficio neto durante los primeros seis meses de este año, lo que significó un incremento del 20% respecto al mismo período del año anterior.

A su vez, CIE Automotive obtuvo 1.567 millones de euros de facturación y un Ebitda (resultado bruto de explotación) de 277 millones de euros. En cuanto al resultado neto de explotación, la empresa dedicada al sector de la automoción ha obtenido un montante de 210 millones de euros.