El Aeropuerto El Prat de Barcelona registró un tráfico de 5.166.315 pasajeros en el mes de julio, un crecimiento del 2,5% que ha preocupado al sector turístico. El principal aeropuerto catalán no solo ha crecido menos que Madrid, que se ha disparado un 8,7% (5.532.261 pasajeros), sino que además está por debajo de la mejora del 3,2% que tuvieron todos los aeropuertos españoles en su conjunto.

Noticias relacionadas

Según los datos de AENA, en este mismo mes de julio el número de vuelos con destino y salida en Barcelona creció apenas un 1,4% hasta las 32.593 operaciones, mientras que en este mismo periodo en Madrid llegó hasta el 5,7% equivalente a 37.091 vuelos. Esto significa que se transportaron más personas en menos vuelos por la mayor capacidad de los aviones.

Estas cifras, que suponen el peor nivel de crecimiento durante un mes de julio desde 2013, confirman la ralentización del transporte aéreo en Cataluña ya que se producen en plena temporada alta -julio- y con España recibiendo turistas internacionales en niveles récord. Junto con agosto, julio es uno de los mejores meses del año para el sector.

Inestabilidad política

Barcelona sigue siendo el segundo punto de entrada a España, con el 18% de los pasajeros transportados, pero con un ritmo de crecimiento mucho menor que coincide con un año de desafío independentista, con la continua inestabilidad política en Cataluña y el primer aniversario de los atentados de Barcelona.

Una situación que preocupa a las compañías aéreas, que ven como la inestabilidad comienza a pasar factura y temen que pueda afectar a sus negocios en el mediano plazo. Desde el año 2000 y durante toda la crisis económica, Barcelona ha sido el motor del tráfico aéreo español creciendo en niveles superiores al 70%, una pujanza que parece que decaer.

Uno de los principales damnificados es Vueling, compañía que tiene su base de operaciones en El Prat. En el pasado mes se mantuvo como la segunda aerolínea con más actividad en el país y un 7,9% más de usuarios, aunque muchos atribuyen su mejora al efecto de las huelgas de Ryanair, que solo elevó sus pasajeros en un 2%.

El Prat también crece menos desde enero

Quienes defienden a El Prat indican que este comportamiento se debe más a una suma de factores que a un síntoma de agotamiento real. Durante el verano, el aeropuerto de Barcelona ha cancelado vuelos por las huelgas, por la meteorología adversa en el Mediterráneo y por las regulaciones en el espacio europeo.

Con todo, en el acumulado anual la comparativa es más favorable para la ciudad catalana, aunque sigue por debajo de la media española y de los datos de Madrid. Las mismas cifras de AENA indican que El Prat transportó 28.694.472 pasajeros entre enero y julio de este año, una mejora del 5,7% y Realizó 192.720 operaciones, un alza del 3,8%.

Con el 19,1% de todos los pasajeros, El Prat se mantiene por debajo de Madrid que transportó 33 millones de personas y que ya le saca 4,4 millones de pasajeros de diferencia, tras crecer a tasas del 8,3%. En el apartado de operaciones Madrid mejoró un 5,1% hasta los 235.466 vuelos con destino y llegada en la capital. La diferencia con El Prat en este caso es de 43.000 vuelos en siete meses.

En el acumulado español se transportaron 149,5 millones de pasajeros, con una mejora del 6,1% internanual y los vuelos aumentaron un 5,8% hasta las 1.310.515 operaciones.