El BBVA ha vuelto a liderar, por segunda jornada consecutiva, las pérdidas del Ibex 35. Este lunes, el segundo banco español ha perdido un 3,2% en la Bolsa de Madrid tras otra negativa jornada que le llevó a perder otros 1.200 millones de euros de su capitalización bursátil.

Noticias relacionadas

De esta manera, la entidad se ha dejado más de 3.200 millones desde el viernes cuando comenzó a acentuarse la crisis de la lira turca. En una semana el banco ha recortado en 6.000 millones su capitalización -y 11.200 desde el 1 de enero- lo que le convierte en el peor valor de los últimos siete días del selectivo español.

Caída de los bancos

Después de varios desplomes de la lira, las acciones de BBVA se volvieron a situar en mínimos anuales este lunes. El viernes, el Banco Central Europeo mostró su preocupación por la exposición de diversos bancos a la depreciación lira-euro, más de un 20% en los últimos días.

Por su parte, el Ibex 35 cayó un 0,75% marcando nuevos mínimos anuales y consolidándose como el selectivo europeo que más ha retrocedido en lo que va de año. Los valores más afectados volvieron a ser los bancos con el Banco Santander cayendo un 2,43%, el Sabadell un 1,66%, Bankia un 0,62% y Caixabank dejándose un 0,31%. 

Crisis "pasajera"

La banca española expone 70.797 millones de euros en el mercado turco. Es el sector financiero con mayor presencia en el país otomano, superando las cifras de la banca francesa (30.765 millones) e italiana (15.884 millones) juntas. En el caso del BBVA, tiene presencia en el país a través de la entidad local Garanti, y una cartera valorada en unos 9.600 millones de euros.

Pese a todo, los analistas coinciden en señalar que la crisis de la lira turca es pasajera y que en unos días los valores volverán a remontar. En este sentido, las señales de la autoridad monetaria turca van en la buena dirección. 

Este lunes, el Tesoro turco ha captado un total de 3.217 millones de liras turcas (467 millones de euros) mediante la colocación de deuda con vencimiento a tres meses y a dos años, mientras que las autoridades garantizaron que se hará "todo lo necesario", para mantener la liquidez de los bancos locales.